Más…

A Amélie le gustaba romper con una cuchara la corteza de la crema catalana…

Y le gusta ver lo que nadie más es capaz de ver…

Y hundir su mano en un saco de legumbres…

Y hacer rebotar las piedras en el lago…

A Amélie le gusta mirar a el rostro de la gente en mitad de la proyección de una película…

Y le gusta la lluvia…

Y fotografiar nubes con formas de animales…

Le gusta espiar a su vecino de huesos de cristal cuando pinta…

Le gusta dejar propina a los músicos callejeros aunque sean los gramófonos quienes hagan sonar la música…

Le gustan los encuentros fortuitos…

Y su habitación, coronada con cuadros de animales y lámparas asidas por cerdos en bata…

A Amélie le gusta imaginar su propio funeral y que todo el mundo la quiere…

Pero lo que realmente desea Amélie es que alguien la quiera, abrazar su espalda y recorrer las calles de París en una moto polvorienta…

3 pensamientos en “Más…

  1. El mundo está repleto de Amélies y de Ninos. Siempre he pensado que la mediocridad sólo es apariencia si sientes, Begusa.

    De algún modo lo tuviste, Ulyanov, no hace mucho tiempo, al encontrar a una vieja amiga en Facebook. Relato (estupendo relato), por cierto, que deberías completar cuando así lo necesites.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s