Top of the World(press)…

Una serie de correos electrónicos cruzados con Angéline me ha recordado el día que fui rey de WordPress durante un minuto. Conseguí aquel cuestionable logro gracias a un posteo sobre estrellas del porno muertas. Sin embargo, fue el posteo que dediqué a los alegres penes (cinéfilamente hablando, eso siempre) cuando este lugar fue más frecuentado que la kasbah en rebajas…

Casi 20.000 visitas en legítima busqueda de carne. En fin, aquel tiempo pasó, aunque la sección XXX de este antro debe resucitar cuanto antes. El sexo vende, especialmente cuando es insatisfactorio o se carece de él, aunque no conviene olvidar que el sexo está en la piel no en los bits…

Los tipos de WordPress tienen la (no estoy seguro de que sea buena) costumbre de señalar a diario lo que ellos llaman: Blog del minuto. Al parecer, eligen uno de entre los casi 900.000 blogs inscritos en su floreciente mundo falso (no llegaban a 30.000 hace un año, cuando me registré), con el fin de avergonzarle públicamente durante todo un día.

Pues bien, si alguno de ustedes es usuario del sistema ya se habrá llevado el susto. Los afortunados que se lo han ahorrado, pueden llevarselo ahora si lo desean…

Sí, tampoco yo podía creerlo…

No tengo ni idea de si los criterios que siguen para concederte tan dudoso honor, se basan en la cantidad de visitas recibidas por tu blog o en cuestiones meramente arbitrarias, pero ya ven. Si es así, y haciendo bueno el primer parrafo del posteo que dediqué a los suicidas del mundo azul, la frase dead porn stars atrae al personal cual minifalda espartana. Y es que no hay nada como apelar al sexo para ser visitado. He recibido en un día tantas visitas como en los últimos tres meses. Supongo que lo lógico sería sentirse tan excitado como Friker Jiménez con pases VIP para presenciar el apocalichis. Pero no… lo que realmente me produjo emoción fue ver ésto al comprobar la bitácora de visitas recibidas hoy…

Anuncios

10 pensamientos en “Top of the World(press)…

  1. En la pandilla de los dieciocho, cuando nos juntábamos en casa de alguien o en algún bareto de la Ciudad Vieja, siempre había alguno que decía al cabo de un rato “ya estamos hablando de sexo”. Entonces sexo era todo y cualquier cosa nos llevaba a lo mismo, los chistes fáciles, los problemas, las películas, porque lo que queríamos realmente eran más y más momentos de sexo. Y pensábamos, ingenuos, que al hacernos mayores, la cosa se iría disipando.. Supongo que ese inacabable deseo mueve a mucha gente hacia el morbo, el porno, algunas locuras, excentricidades, extrañas búsquedas por internet, videoclubs, revistas.. y lo cierto es que para el sexo no hay edades. Siempre está ahí, aguijoneando cuando no es posible, dándote la vida cuando lo tienes, moviendo el listón de lo que deseas cada vez un poco más allá. Supongo que pusiste en tu página lo que mucha gente estaba buscando y fuiste rey por un día. No lo veas como una deshonra sino como si fueses un prestidigitador con mucho público. Les diste lo que querían, pues a otra.. Y no, no creo que sea tan fácil ser la Blog del minuto. Así que mérito también tienes.. Un beso.

    • No me avergüenzo en absoluto, Angéline. Al margen de que no haya motivo para ello, uno es lo que es y cómo se expresa. Imagino que el tono de mis palabras suena a disculpa o a torpe justificación, pero no es así. Hay cierta añoranza por épocas más desenfadadas y frustración porque la sensación de incomprensión de entonces se alarga en el tiempo sin aparente solución para tan quebrado puzzle. Hay muy pocos microuniversos que me fascinen, y el del porno es uno de ellos. El mundillo, compuesto por buscavidas, almas dislocadas y babosos a la caza de carne fresca es todo un fresco del alma humana y sus debilidades. El sexo, de hecho, no es más que un pretexto que apela a la mayor de los anhelos o a la mayor de las debilidades. Lo de blog del minuto, corona falsa que hace tiempo pasó a otro plano virtual de existencia, es pura anécdota sin importancia alguna salvo generar mi asombro inicial y su recochineo posterior. También provocó un posteo, el que ves, más cerca del desfonde que de la exaltación. Cosa de los tiempos que tocaba vivir.

      Besos, Angéline.

  2. Ese instinto animal es imposible de borrar, mucho menos en este mundo cibernético. Es fácil encontrar mil páginas con referencias al sexo pero mucho más complicado encontrar blogs que resulten interesantes y que su audiencia no se deba al “marketing” sino a la “calidad”.
    Desconocía ese “momento estelar” que te ofrece esta plataforma, desconocía también tu blog hasta que curioseando en el de Angeline he saltado el charco.
    Con sexo o sin él de momento me gusta lo que leo.

    • En realidad es como dices. Hay millones de páginas que versan sobre sexo… y la mía no es una de ellas. En ocasiones tocaba el tema (algo que debe volver a ocurrir) mirando mi propio reflejo en el espejo. El resultado era pura ironía con un trasfondo que sigo teniendo la sensación de que nadie supo interpretar.

      Gracias por tus cálidas palabras cuando el frío acecha ahí fuera. Se agradecen de veras.

  3. Pues enhorabuena con retraso…Pero creo que los que paseamos por aquí lo hacemos por motivos más extraños.Como dice Noe “Hemos saltado el charco”.
    Saludos

  4. Quise decir que nuestras búsquedas en google sonarían extrañas a una gran mayoría, me temo.Y es que en una de esas búsquedas encontré este lugar…por supuesto no fue por tu laureado post .Creo recordar que lo que me trajo aquí fue la imagen de un libro sobre una cama.
    Por supuesto que a veces también echo el ojo a otra clase de blogs.Estoy recordando a mi profe de informática que siempre nos comenta que Google nos tiene controlados mediante nuestras búsquedas.Esa es otra historia.
    Saludos

    • Siempre me ha intrigado lo que lleva a las personas a encontrarse, independientemente de que tal encuentro se dé física o virtualmente. El contenido de las búsquedas goglelnianas que terminan desembocando en mi blog fue objeto de varios posteos pasados y de uno futuro en el que me sonrío y me sorprendo por la franqueza (habitualmente soez y frecuentemente divertida) e inocencia de muchas de las líneas de búsqueda que se escriben bajo el amparo del anonimato. Cada día menos anónimo, pienso como tú.

      Saludos, Oli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s