A Real Hero…

Tenía diez u once años cuando mi profesor de sociales me encargó, junto al resto de mis compañeros de clase, una curiosa tarea: ver “Raíces Profundas”, que aquella misma noche se pasaba por televisión, para debatirla en clase al día siguiente. Recuerdo lo mucho que me impactó la historia de aquel héroe solitario y errante que se enfrenta a un cacique local. Al día siguiente nuestro profesor comenzó la clase soltando a bocajarro la pregunta: “¿para vosotros quién es el héroe de la película?” La totalidad de mis compañeros, salvo los payasos de clase habituales, que optaron por otorgar el título al caballo del protagonista, eligió a Shane (Alan Ladd) como lógico héroe de la función. Al fin y al cabo se enfrentaba en solitario a un grupo de asesinos en defensa de los desamparados granjeros del valle. Yo pronuncié, y aún no sé el motivo por el que lo hice, pues no me gustaba ni me gusta atraer la atención de los focos sobre mí, el nombre de Van Heflin, uno de los sufridos granjeros y esposo de la mujer (Jean Arthur) de la que se enamora en silencio Shane. El profesor, curioso, me preguntó el motivo de mi elección. Le contesté: “Porque se queda”.

Aquel profesor es una de la escasa media docena de personas que me han fascinado por algún motivo a lo largo de mi vida. No recuerdo su rostro con exactitud, pero sí que era un tipo cálido y brillante que, en aquella ciénaga educativa, se esforzaba por estimular a sus alumnos. Después conocí a personas brillantes y generosas que se unieron a las abnegadas y a las que emanan amor que componen el mapa de mi vida sentimental. Al lado de una de ellas, la pieza más importante de este alma apaleada; la misma que me ha hecho crecer a golpe de caricias, dormiré esta noche.

Su rutina se compone de azules con las que da forma a todo cuanto hace. Tanto puede aparecer por sorpresa, mientras grita mi nombre, en una calle de Madrid con la navidad cercana, como puede llamarme a las cuatro de la mañana para decirme, emocionada como una niña, quién ha sido el ganador el Oscar al mejor actor del año.

Una vez, cuando la conocí, dejó una nota en un lugar en el que estabamos citados. “Te espero aquí esta noche”, decía. Me hizo llorar. Hoy soy yo el que le deja una nota para marcarle el camino destinado a nuestro encuentro. Mi heroína auténtica que, al contrario que Shane, salva vidas sin quitar otras. La que se queda cuando el temporal arrecia. La que pone su mano en mi espalda…

Anuncios

10 pensamientos en “A Real Hero…

  1. Siempre tuve predilección por los héroes “con minúsculas”, desprovistos de grandes aptitudes, pero firmes en sus convicciones. Aquellos que Capra se inventó y a los que siempre admiré. Aquellos como Ransom Stoddard capaces de colgarse un delantal para fregar un montaña de platos o de recoger un bistec por salvar una vida.

    Un saludo.

    • También yo. Los héroes que no lo parecen me son los más cercanos. El C. C. Baxter de “El Apartamento”; el Ransom Stoddard de “El Hombre que Mató a Liberty Valance” (bien apuntado por tu parte); el Atticus Finch de “Matar a un Ruiseñor”; el Jefferson Smith de “Caballero sin Espada”… Todos ellos son guiados por la honestidad y el idealismo, virtudes que prácticamente se han extinguido hoy día. Al tiempo son seres humanos repletos de inseguridades, dudas y temores. De los que sangran con más facilidad que el resto. Someterse a la “humillación” de recoger un bistec del suelo para evitar mayores problemas es un mayor ejemplo de heroísmo que cualquiera de las hazañas del sargento York.

      Saludos.

  2. Alex,
    yo creo que tu eres uno de esos héroes a los que no les gusta focalizar la atención,pero que se quedan.Así que me alegro de que :” A tanto infortunio le correspondió, por una vez, la misma cantidad de dicha”….tal vez,sea sencillamente porque te lo mereces.
    Un abrazo

  3. Es entrañable la imagen que tienes de mí, Troyana, pero te aseguro que estoy muy lejos de ser un tipo mínimamente interesante. Sin embargo, reconozco la inmensa suerte que he tenido al rodearme de personas que realmente merecen mucho la pena. Este posteo está dedicado a una de ellas.

    Un abrazo, Troyana.

  4. Muy grande usted. Muy grande.

    A veces, en esta vida de peligros no sabemos o no podemos reconocer lo cerca que tenemos a héroes y heroínas. O confundimos máscaras de mentira con héroes de verdad.
    Y nos damos cuenta del error cuando los añoramos. Y ya es tarde.

    Un saludo, y enhorabuena.

    • Me considero muy afortunado. Por tener de mi lado a la mujer de mi vida, y por estar siendo aceptado por su gente y su ciudad. También por otras muchas cosas, aunque sea ella mi faro diario que evita que encalle.

      Un saludo, y gracias.

  5. Tan preciosa es la entrada como los sentimientos que se traslucen de ella, como las emociones que produce al leerla, como la ilusión que ofrecen esas palabras tuyas, con esa letra mayúscula decreciente característica tuya…

    Un abrazo grande a ambos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s