Besos Robados…

Los hay del revés, apasionados, temblorosos, azules, acuosos, dulces y salados, inocentes, distraídos, de barco, mordisqueantes, de tornillo, palpitantes, nominales, olvidados, viajeros, sin reloj, escondidos, a oscuras, daltónicos con sabor a regaliz. Sin besos no merecería la pena vivir. Al menos, la vida sería menos. He aquí algunos de mis besos favoritos de celuloide, cuyo ritmo marca el tema compuesto Ennio Morricone para “Cinema Paradiso” tratando de recordar la hermosa escena de aquellos besos que nos fueron robados, con la esperanza de que no nos roben ni uno más…

Anuncios

8 pensamientos en “Besos Robados…

    • Que nunca nunca falten los besos, aunque sean virtuales. Recuerdo una película de Paul Mazursky en la que uno de los personajes es experto en besos de estrellas de cine. Ha estudiado el ángulo, la duración y la intensidad con la que besan los actores y es capaz de reproducir sus besos. Siempre me pareció una ocupación genial.

      Besos para ti, Troyana.

  1. Tengo un amigo que da tres besos. Uno dice que es por compromiso. Dos, para la familia. Tres es lo suyo. Da para un librito, un opúsculo sobre la cosa del beso, Álex. Los sensuales se llevarían el grueso del índice. Los de la prima a la que hace veinte años que no ves merecen un cuento por sí mismo. Uno con final truculento, por ejemplo. En fin. La siesta califal da estas salidas de tono. Buen video. Cuídenseme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s