Los Ausentes…

Cuando abrí mi primer blog, allá por el año 2005,  se convirtió casi de inmediato en una ventana al mundo en una época extremadamente difícil de mi vida. Entre otras muchas cosas, bloguear me permitió interactuar con ambientes cinéfilos que en Suburbia están completamente ausentes. Aprendí y compartí experiencias y momentos que siempre tendré grabados en mi memoria junto a espectros virtuales que pronto se convirtieron en personas. Muchos de ellos desaparecieron por el camino. Otros siempre están. Más adelante, con mi vida completamente emponzoñada, conocí en persona a muchos de los que estaban del otro lado. A media docena de ellos les puedo llamar abiertamente amigos sin ruborizarme, pues lo son. A muchos otros les tengo gran aprecio en la distancia. El submundo bloguero me ha demostrado que el azar  tiene un poder muy superior al que  suponemos. Pruebas de ello tengo para cubrir miles de noches y un libro, presente de un amigo de verdad (desterré hace tiempo, y para siempre, eso del mundo de mentira), que ayer mismo llegó a mis manos desde Valencia. De un modo alambicado, el azar nos convierte a todos en Kevin Bacon in five…

Y toda esta absurda parrafada viene a cuento de que el tiempo (su ausencia) me está comiendo literalmente desde hace meses y en los días que están por llegar amenaza con hacerlo con mayor virulencia. Lo único que  tengo claro es que este lugar se mantendrá en pie, pese a los prolongados silencios que agrietan sus paredes, mientras mis dedos puedan teclear. De modo que tengo la excusa perfecta (memoria cinéfila mediante, como siempre) para recuperar mi vapuleada serie: Qué será será con la pregunta: ¿Qué será de esta choza virtual?

Opción REBECA: Mantener un eterno silencio dejando que mi sombra atormente a todo incauto que se aventure a visitar este lugar.

Posibilidades: Escasas. Ni mis silencios serán eternos ni nadie se perderá por este lugar salvo que sea a través de las alas de Google. Prueba de ello, el contador de visitas de WordPress. Ayer, 23…

Opción MYSTIC RIVER: Hacer apariciones inoportunas, intempestivas e inesperadas para prolongar el sufrimiento de los que quedaron atrás.

Posibilidades: Muy pocas. La esposa de Kevin Bacon en “Mystic River” le atormenta con llamadas telefónicas en las que nunca pronuncia palabra. Y eso, dada mi verborrea, es imposible que se dé…

Opción SUSPENSE: Frecuentar este lugar usurpando cuerpos o identidades ajenas.

Posibilidades: Del todo imposible. El fantasma puñetero de la película dirigida por Jack Clayton utiliza a los niños para hacerse notar (para joder, vamos). Y no, eso no, que lo de enviarme a mí mismo mensajes de aliento haciéndome pasar por otro tiene un aire psicótico del que, para mi desgracia, carezco…


Opción LAURA: Desaparecer y crear cierta alarma para regresar más tarde al grito de ¿qué coño pasa aquí?

Posibilidades: Notables. En la obra maestra de Preminger, Laura (Gene Tierney) desaparece sin más generando enorme desazón entre los que la conocieron. Sin embargo, poco más tarde aparece con aire incrédulo. Dado mi despiste congénito, es más que probable que olvide actualizar durante meses. Y luego es seguro que retomaré la rutina como sí tal cosa. Ya ocurrió antes y no pocas veces (ver mi viejo blog). Nací así, qué le voy a hacer…

Opción EL INVITADO DE INVIERNO: La añoranza de lo que pudo ser y no fue…

Posibilidades: No demasiadas. Del mismo modo que Emma Thompson echa de menos a su ausente marido en la excelente ópera prima de Alan Rickman, en ocasiones echo de menos el que mi viejo blog recibiese seiscientas visitas diarias y fuese clasificado con el dudoso honor de ser el blog del minuto en WordPress (osease, el más visitado). Todo ello obedecía más a mis posteos sobre el mundo del porno (que no posteos pornográficos), a los dedicados a las glandulas mamarias (lo que me recuerda que debo redactar alguno pronto) y aquella memorable cuestión de penes que tanta saliva provocó. De hecho, mi reinado en WordPress fue derrocado por el pene de Rasputín conservado en formol en algún viciosillo museo.

Aquello pasó, como lo hicieron muchos otros pequeños incencios emocionales y como lo hace ahora mismo este posteo…

Anuncios

12 pensamientos en “Los Ausentes…

  1. Alex,
    me ha encantado el post,sobre todo la parte en que te refieres al azar en el mundo bloggero,supongo porque el tema del azar me interesa en general sin excluir este segmento virtual.
    Entre las opciones que barajas,partiendo de que no me gustaría que este espacio tuyo desapareciera, me decantaría entre todas,por la opción mystic river y Laura,porque al menos así no te irías del todo, o no al menos,para siempre.
    Bsos,Alex

    • El azar, Troyana. Si te contara cómo han sido mis últimos tres años te costaría creerlo. Vaivenes constantes y reveses sin pausa. El blog ha sido y es una forma sutil de desahogo. En realidad, pienso que todos los blogs cumplen esa función.

      La opción será “Laura”, seguro. Mi blog es una parte fundamental de mi vida sin el que ésta tendría sentido. Aquí sigo 🙂

      Besos, Troyana.

  2. Es un placer seguirte en la distancia y atreverme a llamarme tu amigo virtual en lo bloguero.

    Y si has de espaciarte, que sea estilo Laura, como dice la sabia del comentario anterior.

    Abrazos.

    P.D. Amigo, con el badajo de Rasputín no hay quien compita. Suerte tuvo nuestro Johnny Holmes de vivir en la época del sonoro xD

    • El apéndice de Rasputín era monstruoso, señor le Poinçonneur. Aún me cuesta entender las motivaciones de los que acuden al museo en busca de semejante visión.

      Estar sigo por aquí y seguiré. Eso siempre. El problema reside en lo complicado de manejar el tiempo y extraer lo máximo posible de su esencia. El posteo es sólo una elucubración. Librarse de mis monsergas no resulta fácil, se lean o no.

      Abrazos.

  3. Me alegro de que le llegara. Creo que el libro le va a gustar. Ya sabe que no era tanto una deuda como un acto de amor. Me tomé mi tiempo, hasta que el libro correcto y la dedicatoria adecuada llegaron y se me mostraron. Para un hijo único, un solitario, que poco ha conjugado el verbo “dar” o “compartir” no está mal…

    Pd. El Cd es un batiburrillo, me temo, de lo que tenía a mano. Has identificado muy bien a Niños Mutantes, que dominan la jugada, son mayoría, pero no unánimes. Alguna canción, como su versión del “Amigo” de Roberto Carlos eran necesarias. Parte de la dedicatoria por así decir…

    El libro que le quise regalar al principio era el Brel de Clouzot, que heredé de mi padre, con las letras, y un articulo-entrevista, pero no lo he visto reeditado.

  4. Mi agradecimiento es grande, Mycroft. No ya por el regalo sino por el hecho de estar ahí. El que colabores en el posteo navideño anual, en ocasiones cargando en solitario con toda la carga, es un gesto que no puedo ni podré agradecer lo suficiente.

    Como te conté en el mail que te envié, ando frenético los últimos meses. Necesito pausa y creo que estoy en vías de conseguirla. Ahora necesito tiempo para ordenar prioridades e ideas. Solitario soy, como tú, y aunque mi vida haya virado por completo, las viejas costumbres permanecen remanentes en alguna parte.

    El disco lo escuché someramente y de modo incompleto. Lo escucharé en breve con detenimiento. Seguramente el domingo. Te agradecería un listado de las canciones. Ya sabes que mi cultura musical está a años luz de la tuya.

    Mi amistad la tienes. Y aunque mi viaje a Valencia se frustó en el último momento hace un par de años, no descarto que se materialice dentro de no mucho tiempo. Es el último lugar en el que reside un amigo que me falta por visitar, curiosamente el lugar en el que reside la primera persona que me tendió la mano (junto a la añorada sita Ice). Entonces podré dispensar el abrazo largamente posteargado (seis años ya) y que te envío ahora.

  5. Porque dice mucho de ti, aunque envuelva las palabras en celuloide o quizás por ello. Y que lo diga es bueno, se aprende de las reflexiones de alguna gente, de su júbilo y su desánimo, de las tuyas, Alex, del poso que queda en ti una vez que sales de la página. Y además ( y esto es parte de la única razón que quería darte, no otra haciendo trampa) haces unas listas geniales y yo como Rob Gordon, las adoro. Un beso.

    • Escribo (todos lo hacemos) de mí y lo enmascaro con películas y libros. Una forma de timidez o de pudor. El blog es una parte tan fundamental en mi vida que sin él ésta no se entendería. Vivirá, eso siempre, pero me duele no prestarle la atención que merece.

      Un beso, Angéline.

  6. Mientras continúes posteando de vez en cuando, la luz del faro, alimentada, nos traerá hasta aquí.
    Me he reído mucho con la opción Suspense.
    Saludos

    • En principio seguiré a mi estilo, osease, sin patrón definido. Pero dejarlo, nunca. Si la luz de faro se extiguiese se debería a que mis manos han perdido motricidad. Me alegra haberte arrancado una sonrisa.

      Saludos, Oli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s