Pócimas de amor a media tarde…

Debería de resultarme preocupante que una película dirigida por Abbas Kiarostami (eternamente tedioso para mi gusto) haya tocado alguna fibra interna de mi ser. Es más, me sorprendo disertando sobre la película con otras personas con entusiasmo nada comedido.

He de suponer que el director iraní ha utilizado alguna de las pócimas de amor que contiene su última película para enamorar con escenas puntuales combinadas con otras que a uno le hacen desear la eutanasia fílmica. Porque lo que más brilla en “Copia Certificada”, además de una gloriosa Juliette Binoche, es una elocuente declaración de intenciones que acerca el resultado final a archiconocidas obras maestras del “todo en un día”, combinada con las recurrentes y prescindibles obsesiones de su autor. Afortunadamente, por esta vez, éstas últimas han sido arrinconadas hasta acabar siendo anecdóticas.

Más cerca de Rossellini que de Rohmer; más calculador y menos emocional que Richard Linklater; más engorrosamente pseudointelectual que Atom Egoyan o los hermanos Dardenne, Kiarostami utiliza elementos utilizados por todos aquellos para hilvanar esta joya de luz que transcurre entre las altas paredes de una ciudad toscana y bajo las ruinas de una pareja que se rompe… o no.

Hábilmente machacada la base de la pócima, tan sólo quedan por añadir unas gotas de debate filosófico y unos actores en estado de gracia (Juliette Binoche y William Shimell) para obtener una impecable copia de los clásicos que ya andaron el mismo sendero. Un delicado híbrido plagado de guiños cómplices y destinado a los que quieren amar pero se extraviaron por el camino. Para ellos, Kiarostami compone una sinfonía de amor tan anacrónica como hermosa.

Y sigo sin salir de mi asombro. Supongo que la belleza, como dice uno de los diálogos del personaje de Shimell, se encuentra siempre en miradas tan inesperadas como esta película de vocación subterránea, pero tan cálida como el sol de la Toscana una tarde de junio.

Anuncios

2 pensamientos en “Pócimas de amor a media tarde…

  1. Me la recomendaron y pensé como tú. No soy de Kierostami como no soy de todo el cine que me exaspera, que me aturde y me deja indefenso, sin complicidad, perdido en muchas brumas, en muchas insinuaciones y poca “chica”. Así que me la apunto y la veo. Dos comentarios de buenos amigos no pueden fallar. Me inclino a la confianza. El título puede ser más feo ?

    • El director iraní tiene la cualidad de dormir a los ya dormidos. Lo que cuenta no me interesa. Me satura, me distancia. En esta ocasión no es así. Acompaña, con el debido distanciamiento, a una pareja en crisis durante un día toscano, y para mi sorpresa en ocasiones me fascina la naturalidad y el tono sincero del relato. Si terminas por verla me encantará saber tu opinión. La mayoría de las que he leído son obra de Kiarostamimaniacos.

      El título no puede ser peor, confirmo. Sin embargo, está bien traido en relación a la trama de la película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s