Palomitas y Visceras…

“Machete” se ideó como una broma integrada en el conjunto de “Grindhouse”, aquella maravilla exploitation que en Europa se distribuyó en dos partes. “Machete” era uno de los cinco fake trailers que le daban sentido. El único que pudo verse por aquí, ya que los otros cuatro fueron podados del conjunto final por razones comerciales o demenciales. Ya por entonces Robert Rodríguez había ideado la película que nació de aquella migajas.

Como fake trailer, “Machete” es sublime. Una pieza que calza a la perfección con un conjunto impecable. Como película es una gozosa retaila de lugares comunes, topicazos y violencia siempre gratuita. Una joya destinada a toda una generación que creció deslumbrada por las series B y los programas dobles.

Lo que distancia el cine de Rodríguez del de su compadre Tarantino es su conciencia social. Tarantino es un amoral que se regodea de serlo. Rodríguez trata de justificarse a través de las circunstancias que rodean a sus personajes. Muestra el lado festivo del asunto. A cambio, azota con una moralina absurda que encajaría a la perfección en el abstracto conjunto de no ser porque se toma a sí mismo demasiado en serio.

Remoras al margen, “Machete” oferta a sus ávidos consumidores toda una gama de estampas reconocibles en busca del acodomo servido por un espectador palomitero que se enorgullece de serlo. Sexo lujurioso y gratuito; violencia festiva con sobredosis de sangre salpicando la pantalla; actitudes chulescas acompañadas de diálogos lapidarios. “Machete” es la acción descabezada que encuentra su razón de ser en imaginarios ajenos. Es el placer de disfrutar sin más obligación que la del placer mismo. Una sinfonía de golpes y machetazos que nunca busca autor, pues el cine de Rodríguez refusa las campanillas y busca la complicidad del espectador para alcanzar el orgasmo final.

El resultado es sencillamente esplendoroso. Pocas veces un refrito alcanzó el grado de alta cocina cinéfila que logra “Machete”. Gozenla y dejen sus prejuicios en la entrada. Entonces, es seguro que lo pasarán bien…

Anuncios

6 pensamientos en “Palomitas y Visceras…

  1. Eso es, Álex, dejar el prejuicio, caso de que uno lo lleve, que no lo dudo, afuera. Si bebes, déjate el hígado en casa, rezaba un letrero grande en la puerta de un pub en Córdoba, hace ya 20 años. Tanto. Pues el cine requiere en ocasiones dejarse cosas en casa. Disfrutar con el instrumental necesario. No con más, no con más. Cuídeseme, my friend.

    • No hay otra posible respuesta que la ilustrada con Lindsey Lohan disfrutando de un lametón a un colt. Al menos no si hablamos de “Machete”.

      Los prejuicios y la moral, bien dices, no son más que fuente de problemas. Pasemos de ellos y disfrutemos lo que podamos. Tal vez dure menos, pero está garantizado que seremos más felices…

  2. Alex,
    cuando se va a ver una peli como ésta,hay que saber a lo que se va, y disfrutar.Es como cuando se va a ver una de Tarantino, o te va o no te va.
    Sin más.No la he visto todavía pero creo tener bastante claro con quien la vería,con un amigo bastante bandarra que siempre está dispuesto a gamberradas de este tipo:)
    bss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s