El caminante hastiado…

José Antonio Labordeta, el hombre que pronunció la expresión “a la mierda” en plena sesión parlamentaria se cansó de los políticos y su vida de farandula encorbatada en cuanto los conoció. En realidad siempre prefirió lo campechano, aquello que sólo en ocasiones apuñala por la espalda. Disfrazó su vasta cultura transmitiendo la imagen de caminante de boina y morral. Porque recorrer caminos era lo que le daba la gana hacer y lo que le gustaba. Mantengo su imagen asociada a los domingos por la noche y un sofá entonces ocupado que observaba embobado cada uno de sus pasos.

Sobre su mal carácter dijo en una ocasión que llevarse con él era sencillo, bastaba con no decir gilipolleces. Y tuvo escuchar tantas…

No sé si era un hombre bueno, lo que es seguro es que era honrado. Y con eso me basta.

Anuncios

4 pensamientos en “El caminante hastiado…

  1. “Un hombre honrado” ¡ Casi nada! . Recuerdo que en una entrevista comentó que en la serie Un país en la mochila había engordado 11 kilos por ser bien agradecido. Hay quien se hace querer y quien no.
    Saludos

    • Es mucho muchísimo el ser honrado hoy día. Él lo fue, a su manera, siempre con su mal genio a cuestas especialmente beligerante con los idiotas y los malévolos sin corazón. Dejarse querer, Oli, a muchos nos cuesta un montón. Pero eso sí, cuando lo hacemos nos desbordamos…

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s