Qué los ángeles del cielo te guíen…

La noche que siguió a la boda de mi hermana pequeña, regresé a casa sobre las cuatro de la madrugada. Me senté en el sofá con la inútil misión de tratar de despejarme tras una pequeña orgía etílica, cuando apareció en la pantalla “Arrebato”. Fascinado por lo que estaba viendo me conjuré muy seriamente para irme al terminar la escena que estaba viendo. Luego fueron la siguiente y después la que le siguió. Al irme a la cama, dos horas más tarde, tuve la sensación de haber sido testigo de un momento difícilmente igualable en mi vida.

Partiendo de la idea gestada por Yoko Ono para uno de sus célebres largos documentales (en concreto el del tipo que duerme) en los que no pasa nada o pasa de todo, según se mire, Zulueta generó un universo claustrofóbico sobre la relación vampírica de la creatividad, envuelta en polvo blanco, y lo prescindible del mundo exterior cuando el interior te proporciona tu propio veneno.

No faltaron, incluso, sutiles referencias a la artísta japonesa que enamoró al Beatle…

Hay cientos de teorías que tratan de explicar el porqué Iván Zulueta no volvió a dirigir un largo. Personalmente creo que se vive bien aposentado en el malditismo, y que el vértigo que produce el mundo exterior alarga las horas hasta convertirlas en días. El fracaso es demasiado doloroso para los débiles y los extremadamente sensibles.

Iván Zulueta, fue el ermitaño como Erice. Fue un seductor (procedente de la alta burguesía donostiarra) que pocas veces rechazó una invitación para una fiesta programada con objeto de celebrar su talento al igual que Bigas Luna. Fue el hombre que dirigió pocas veces pero dejó constancia de haber estado allí como Antonio Drove. Pero al contrario que sus compañeros de generación, todos esos Zuluetas murieron el 31 de diciembre.

Supongo que por su cabeza no pasó un día más adecuado para decir adiós.

Anuncios

8 pensamientos en “Qué los ángeles del cielo te guíen…

  1. Circunstancias más o menos parecidas, Álex. Yo también tengo una memoria sentimental para Zulueta. Arrebato la vi en un vieja cinta vhs que un amigo me prestó en un videocassette prestado en una tele de un piso de un amigo. La vi estrictamente solo. Luego hubo una fiesta, en esa casa. Recuerdo la jarana, las copas, la música (eran tiempos donde The Cure arrasaban) y la sensación de que yo no estaba allí del todo. No he vuelto casi a pensar en Arrebato. Recuerdo escenas sueltas. Algunas (justamente la de la foto con la que ilustras tu post) muy fielmente. Eusebio Poncela es un actor formidable. Formidable y desaprovechado. Su dicción es teatral, hipnótica. Puede caer en el engolamiento, pero no, sabe rehacerse y habla como pocos actores he oído. Al final de la fiesta (parece una canción de La Mode, qué tiempos, qué genio era El Zurdo) recuerdo a una espontánea de ojos como pelotas de golf que me pidió que le explicara la película. No supe. No se puede. Es una temeridad intentar contar cosas tan mágicas. Puede no gustarte nada o puedes verla y jurar que no vas a volver a repetir la experiencia, pero es necesario, al menos, conocerlo, dejarte crucificar por todo eso que cuenta. Hay vampiros, como dices: gente iluminada que no sabe (creo) vivir con su iluminación. Politoxicómanos de luz y de talento que se acuestan hombres y se sueñan dioses. O al revés. En todo caso, me ha gustado mucho lo que has escrito. En otro orden de cosas, my friend: FELIZ RESTO DEL AÑO…
    Ojalá nos veamos prontico.

    • Qué buen actor es Eusebio Poncela, sí. Realmente un grande de la escena de este país que, en contra de lo que muchos piensan, creo que ha sabido llevar su carrera como quería y hacia donde quería.

      La película y La Mode son geniales. Gracias por compartir tu recuerdo que entronca con el mío, Emilio.

      Feliz todo lo demás, amigo.

  2. Me quito el sombrero ante lo escrito por ambos.Emilio y tú .
    Y yo que sólo recuerdo el malestar de esas escenas , saliendo del cine..

  3. Esta tarde la he visto. La tenía en la estantería de los deuvedeses desde hace cuatro o cinco años. Inquietante, aunque probablemente demasiado compleja para alguien tan emébico como yo.

    Poncela, as usual, excelente. Nunca he visto a nadie que me repugne y me atraiga tanto al mismo tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s