Cuestión de tetas…

Cuenta Boris Izaguirre en “El armario secreto de Hitchcock” una anécdota, acaecida durante el rodaje de “Recuerda”, en la que la conocida libido del director inglés se desató como nunca.

Según parece, Ingrid Bergman solía acudir a los rodajes sin sostén, al igual que hizo Tallulah Bankhead durante el rodaje de “Naúfragos” (para solaz del equipo técnico encargado de echarle cubos de agua por encima y sin pausa). El inevitable bamboleo ejercido por la gravedad sobre busto de la actriz sueca nubló la razón del director que, en un momento dado no pudo evitar avalanzarse sobre él. Osease, (y como diría Boris) que le tocó una teta… o las dos. Este incidente, que bien le podría haber costado la carrera de haberse producido hoy día, quedó en nada gracias al caracter bondadoso de la Bergman, quien le quitó importancia al asunto dando como buena la explicación de Hitch “lo siento, no pude contenerme…”. Prueba de ello es la amistad que mantuvieron hasta la muerte del genio inglés. Bergman fue, de hecho, una de las últimas personas en verle con vida al visitarle, cuando nadie le llamaba siquiera, en su casa angelina poco después de su ochenta cumpleaños. Donald Spoto, en su monumental biografía dedicada a Hitch, recogió aquel encuentro en boca de la actriz: “Tomó mis dos manos y las lágrimas rodaron por sus mejillas, y dijo: Ingrid, voy a morirme, a lo que yo le contesté: Por supuesto que sí, todos moriremos algún día, y por un momento la lógica de todo aquello pareció hacerle sentirse más en paz”

Más conocidas son las miradas que le dedicó la Loren al escote sin fin que lució Jayne Mansfield durante una entrega de premios, allá por los cincuenta…

Qué mala es la envidia…

Pues bien, resulta que hace pocos días se entregaron los Directors Guild of America Awards. Premios a los que acudió la turbadora Leelee Sobieski con todo su poderío por delante…

Pinchen abajo y disfruten de las vistas…

Leelee

La noche alcanzó su momento álgido cuando a la Sobieski le tocó el turno de entregar uno de los premios…

Al parecer, el murmullo en la sala (cosa del público masculino supongo, somos así qué le vamos a hacer) fue tal que la siguiente presentadora, la maravillosa Maria Bello, no pudo evitar hacer un chiste al respecto…

… llevandose las manos a los pechos, dijo algo así: “Lo siento señores, esto es lo que hay…”

Hay quien tiene clase, hay quien no… a la Bello le sobra. Las carcajadas que su comentario generó en la sala lo confirman.

Con esa asombrada expresión, el rapero, y actor ocasional, Puff Daddy también fue “cazado” mientras echaba una mirada al balcón de Jessica Biel. Apropiado instante para hacerlo, ya que se produjo en los momentos previos a la entrega de los Globos de Oro.

Por mi parte, sigo pensando que lo mejor de la Biel se ubica en su tramo posterior, sin olvidar su kilométrica lengua, of course.

Pero fue el caso del incontinente Stanley Tucci el que más revuelo levantó en Tinseltown en el último año. Anne Hathaway, compañera de reparto en “El Diablo Viste de Prada”, se quejó amargamente del acoso al que se sintió sometida por el actor, quien, al parecer, no quitó el ojo de sus pechos durante el rodaje de la película.

“Los miraba lascivamente a cada momento. Me dijo que estaba fascinado por mis senos. Un día, durante una escena, terminó por darme un codazo en el pecho. Entonces me giré y le dije ’Stanley, ¿podrías mantenerte alejado de mis tetas?’, a lo que él respondió ‘Qué quieres que haga, con esos melones revoloteando a mi alrededor todo el día. Es como si fuera temporada de cosecha’. Se comportó como un viejo verde.”

Finalmente, el director de la película, David Frankel, consiguió restablecer la paz y el rodaje pudo terminarse sin mayores incidentes.

Aunque… ¿Creen que Stanley aprendió la lección?

Echen una mirada a una foto de la premiere de la película y compruébenlo ustedes mismos…

Nada, que no hay remedio.

Pues eso. Otro día otra tontería.

Publicado originalmente el 13 de febrero de 2007.

Anuncios

6 pensamientos en “Cuestión de tetas…

  1. La cabecera de tu página, el tipo de letra, el fondo, oh my friend, te explica en ocasiones más que lo escribes, y eso que te explicas muy bien escribiendo y lo haces estupendamente. Paséselo usted como un rey en el norte. Baje luego al sur y siga el periplo monárquico. Se lo merece.

  2. Rompo una lanza en favor de Tucci, aunque censuro el tocamiento.

    Infinitas veces he comentado con mis mujeres -esposa, amigas, primas- mi estupor ante el hecho de que sitúen su honor en su escote. Yo soy un tetófilo irredento, y no puedo evitar fijarme en cualquier busto de calidad que se ponga ante mis ojos. Lo hago con discreción, claro, no sea que me caiga un guantazo.

    De todos modos, me extraña que una poseedora de un frontispicio espectacular se moleste porque se la mire. Los ojos siempre se van a lo que llama la atención.

    Sin pretender comparar ni dármelas de nada, hace años tuve una compañera de trabajo que continuamente me miraba el paquete -nada del otro mundo, no vaya a pensarse, debía ser cosa más de la forma de los tejanos que solía llevar-. Alguna vez se excusó por la insistencia. Yo, tranquilamente, le dije que mirara lo que le da la gana. Lo que se lleva puesto está al alcance visual de quien quiera mirar. Obviamente, ni ella quiso tocar ni yo se lo habría permitido.

    • Una vez confesó, Anne Hathaway, que la parte de su cuerpo que más le gustaba eran sus tetas. Cuestión con la que seguro está de acuerdo el 90% de la humanidad. Tucci, y sus codos peligrosos, es uno más.

      Como a ti, con frecuencia se me va la vista sobre un escote pronunciado. Pero me estoy enmendando, conste. Desde que tenía 15 años…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s