Consejos para el camino…

A finales de marzo (¿o fue a principios de abril?) de 2002, recibí una llamada de teléfono minutos después de que terminase el primer capítulo de “A Dos Metros Bajo Tierra”. No recuerdo qué dije, pero sí la respuesta que recibí: “Te siento raro”.

Los seis minutos finales de la serie son de obligada visión cada cierto tiempo. Se trata de celebrar la vida, así de sencillo. Y se trata de sentirlo en las tripas, aunque a veces duela. Puede que por esa razón nos vemos obligados a complicarlo todo para sentir que somos dueños de nuestro destino. Y lo somos. Tal vez por esa razón casi siempre elijamos los caminos más escarpados y menos iluminados.

He sustituido la canción que suena de fondo por el “Glosoli” de Sigur Rós. Al fin y al cabo se trata de celebrar y la canción de los islandeses fue escrita para ilustrar el final de una de las más puras joyas que han adornado mis intestinos.

Anuncios

5 pensamientos en “Consejos para el camino…

  1. Alex,
    de acuerdo con que algunos elegimos los caminos más escarpados y complejos,pero ¿del todo somos dueños de nuestro destino?
    una vez más, Six feet under se convierte en un referente obligado en la paradoja de explorar y esprimir la vida con un oficio cuyo telón de fondo es la muerte.
    bss

    • No, no lo creo. No creo que seamos dueños de nuestros destinos, pero sí de la trascendencia de nuestras decisiones. La serie incide en ello. Errores y correcciones de rumbo servido en un cóctel delicioso y amargo. La muerte es la referencia que te hace vivir. Para mí ésa es la paradoja.

      Besos, Troyana.

  2. hola alex…me va a costar ponerme al día después de tanta ausencia, pero no te preocupes que ganas no me faltan. espero que hayas estado bien.

    vaya verano de a dos metros me he pegado yo…y como dicen arriba, el último episodio es sencillamente perfecto. y los seis últimos minutos, geniales.

    ahora no sé qué hacer, qué veo que me deje el mismo encogimiento de estómago y la misma cara de pasmada? se aceptan sugerencias…

    • ¡Cuánto tiempo, Laura!… Eones echando de menos tus comentarios.

      El mismo encogimiento de estómago no lo podrás encontrar fácilmente en otra serie. Los Fisher tienen algo especial que les hace traspasar la pantalla. De hecho, todos somos los Fisher de algún modo. Tal vez por eso nos llegue tanto a tantos.

      Mi verano, movido pero no tanto como el tuyo, seguro. Qué alegría saber de ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s