Heat Wave…

Nueva entrega de mi sección «Qué será será» en la que trato de averiguar mi futuro, cual pitonisa, a través de las películas. Hoy, y dada la ola de calor terrible que me impide dormir, se lo dedicaré al sudor que empaña todo mi cuerpo.

¿Sucumbiré a los rigores del estío? El sudor es la clave y esta chorrada tratará de dilucidar el modo en que ocurrirá.

Opción «Fuego en el Cuerpo»: Pasarse la noche follando como un poseso para terminar siendo engañado como un gañán.

Hombre, si hay que morir de algún modo que sea así. Ya lo decía Paul Verhoeven en «El Cuarto Hombre». Aunque el final es terrible. Pobre Hurt. Y es que resultó que en aquella ciudad de Florida «la gente se mataba más con el calor» y que las piernas de Kathleen Turner eran demasiado tentadoras como para no enmendar el clásico que filmó Billy Wilder cuarenta años antes. Lo bueno es que el remake le salió tan bien a Larry Kasdan que superó al original, y todos comprendimos aquella frase de un jadeante William Hurt tras hacer el amor con la Turner: «Necesito tiempo para recuperarme… ¡¡Ya!!.»

Nivel de probabilidad: ¿Quién sabe? El verano se presta a los excesos.

Opción «El Club de la Lucha»: Darte de hostias en plan macho hasta que los sesos sean visibles.

En la novela de culto de Palahniuk se hacen multitud de reverencias a lo antitodo: antisocial, anticultural, antivital. De hecho, la novela es la mayor alabanza al vacío que he leído. No es ya la muerte física sino la otra, la que más duele, la que tanto atrae al escritor. La película, lejos de la novela, hace hincapié en lo que no es hasta convertirlo en algo físico. Y el sudor hace acto de presencia en las grotescas peleas subterraneas del Club de la Lucha. De hecho, sin el sudor no existiría el Club de la Lucha.

Nivel de Probabilidad: No descartable, pero bajo. Odio la violencia, mucho más la gratuita. Y aunque ya digo que el verano se presta a excesos, diría que no…

Opción «Aterriza como Puedas»: Disolverse ante una situación de tensión.

El bueno de Robert Hays sudó lo que no está escrito al verse sometido a la presión de poner en tierra un avión comercial. Claro que él tenía que luchar contra sus demonios (que no eran pocos). Al final, y contra todo pronostico, lo consiguió. Los milagros existen y si los dirigen los ZAZ hasta te duele la tripa al final de tantas risas.

Nivel de Probabilidad: Nada descartable. Las situaciones de tensión (aunque debería estar acostumbrado a estas alturas) me ponen frenético.

Opción «Noche de Verano en la Ciudad»: Confidencias y sexo a tutiplén.

En el original francés, los protagonistas (Marie Trintignant, añorada siempre) se olvidan de comer porque todo su tiempo está ocupado por la carne del otro y el ensueño. Al final, terminarán por conocerse como nunca habían conocido a nadie. Y es que el único modo de conocer a alguien de veras es bajo las sábanas.

Nivel de Probabilidad: Puede ser. El sexo y las confidencias a media luz no tienen otro rival que el sudor. Y a veces, éste se convierte en aliado.

Opción «La Leyenda del Indomable»: Cocerme bajo el sol con la promesa de un futuro incierto por llegar.

En ninguna película se ha sudado tanto como en «La Leyenda del Indomable». Ni un millón de botijos podría sofocar la sed que produce verla. Y luego está Newman, caradura y comedor de huevos cocidos, y está George Kennedy, que pone cada de asombro porque nunca supo poner otra. Y está el sudor…

Nivel de Probabilidad: No descartable del todo. Ver a una chica guapa calentar al personal mientras lava un coche con la ropa mínima y aquellas fotos de Newman fugado con dos chicas bajo sus brazos, son motivo suficiente para desear que el sol te clave al suelo y pedirle al «jefe» y a sus gafas de espejo que te deje beber agua.

Y fin…

4 pensamientos en “Heat Wave…

  1. Para qué hablar de la escena de «La guerra de los Rose» en la que trata de convencer a Danny DeVito de que sea su abogado contra Michael Douglas.

    «Puedo pagarte como estimes conveniente. Soy gimnasta, ¿recuerdas?».

    Aún me estoy recuperando.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s