Galería de Humillados…

Es frecuente que el humillado, lejos del aura de dignidad que el tópico le otorga, se autoflagele con tanta o más saña de la que nadie podría emplear con él. Es lo que nadie ve cuando las puertas se cierran. El cine ha tratado el asunto tanto con dignidad como con ligereza. Si bien, casi siempre el patetismo de los personajes es lo que suele quedar a flote.

Aquí dejo una pequeña galería de humillados de cine.

M.A.S.H.Mayor Margareth “Morritos Calientes” O’Houlihan

Altiva y envarada, la jefa de enfermeras O’Houlihan era odiada por la mayoría de sus compañeros. Además resultó ser extremadamente bonita, de modo que todos estuvieron de acuerdo en que el mejor modo de vengarse de ella consistía en mostrarla desnuda a ojos del campamento. Hasta la guerra tiene momentos dulces.

Rompiendo las Olas – Bess

Bess era tan tímida y hermética que el hecho de que hablase con Dios en la iglesia de su puritano pueblo era la prueba que la convertía en nada funcional retrasada. Un día apareció por allí Jan, obrero en una plataforma petrolifera cercana, que se enamoró de ella y le mostró que el teléfono de la cabina del pueblo también podía ser utilizado por ella. Su pasión por Jan, terminó conduciendo a Bess en los más hondos pozos de humillación imaginables para ambos. Cosa del amor loco.

La Lista de Schindler – Prisioneros judíos

Habría que determinar si el Holocausto que nunca ocurrió, según revisionistas y bobos en general, fue más humillante que negar su existencia. Lo cierto es que Steven Spielberg alcanzó una de sus más altas cimas mostrando el sometimiento de maestras, contables, comerciantes, albañiles, etc… ante la fuerza de las bayonetas y las duchas de gas. Han pasado quince años pero el nudo en el estómago continua.

Lunas de Hiel – Fiona y Nigel

El aparentemente sólido matrimonio formado por Fiona y Nigel se fue a pique una nochevieja a bordo de un crucero. Cruzaron su camino con el de Mimi y Oscar, pareja autodestructiva que no estaba dispuesta a terminar su actuación sin público. L’amour fou en su vertiente más extrema.

Cowboy de Medianoche – Ratso y Joe

Los sueños que atraen las luces de la gran ciudad suelen acabar estampados en el suelo o en un autobús rumbo a Florida. Joe era un paleto cuya gran inocencia nunca jugó a su favor. Ratso un buscavidas cojo que hurgaba en las cabinas en busca de alguna moneda olvidada. Joe tenía a su favor un físico deslumbrante que llenó su estómago cuando las maduras damas neoyorkinas le ofrecieron billetes por su atención temporal. Ratso no tenía ni eso. Dos perdedores a los que les faltó gasolina para llegar hasta el sol.

Los Santos Inocentes Azarías

Andalucía y Extremadura no eran un buen lugar para ser retrasado en los años cuarenta, cincuenta y sesenta. En sus pueblos perdidos todavía se referían al dueño del cortijo como el amo. ¿El amo de qué? ¿De la vida de un retrasado que se orinaba en las manos para evitar que se agrietaran y que sentía adoración por una milana? Brutal exploración del lado más sórdido de la misera humana.

La Chaqueta Metálica – Recluta Bufón

Siguiendo la estela de la brillante escena de “Forrest Gump” en la que Forrest es calificado como el mejor jodido soldado que he tenido a mis ordenes por su sargento instructor, el recluta bufón pasó de ser un patoso don nadie a una máquina de matar merced a las atenciones de un instructor sin alma. Y así debía ser, porque la guerra no tiene alma ni es lugar para almas sensibles. La paz se alcanza a través de la locura… ¿o es el infierno lo que se alcanza? El rostro del personaje lo dice todo.

Eyes Wide Shut – Dr. Bill Hartford

Cuando vives en un ambiente elitista y superprotegido cuyos límites ignoras, lo mejor es no pronunciar la palabra Fidelio a la puerta de una apartada y lujosa villa. El Dr. Hartford, cuyo matrimonio se hundía, quiso experimentar recorriendo vías oscuras donde era insultado por bandas callejeras, visitando a prostitutas adolescentes y descubriendo desmadradas orgías destinadas a personas de “otro nivel”. El humo de la marihuana tiene la facultad de ocultar los problemas… hasta que se disipa.

Danzad, danzad, malditos – Gloria y Robert

Si para muchos una vida humana no vale nada, aún valía menos durante la gran depresión. Para lobotomizar a las masas y cubrir su ansia de morbo radiofónico, surgieron como hongos tras la lluvia miles de maratones de baile en los que lo importante no era saber bailar sino saber encajar los golpes. Al final, Gloria se hundió. ¿Acaso no matan a los caballos cuando se rompen una pata?

Cautivo del deseo – Philip

Un estudiante universitario se enamora de una casquivana camarera que no le corresponde. Su entrega absoluta terminará por convertirle en una lustrosa muesca más para su objeto de deseo. La vertiente elegante de la que viene ahora…

Diario Íntimo de Adèle H. – Adèle

El teniente Pinson le dijo una vez que la quería y que no podría vivir sin ella, pero era mentira. Fue Adèle quien le siguió a cualquier lugar, quien durmió a su puerta bajo la lluvia, quien le llegó a ofrecer mujeres para saciar su sed de otros cuerpos y dinero para cubrir sus deudas de juego. Su locura de amor llegó al extremo de renegar de su familia (era hija de Victor Hugo) con tal de estar cerca de él. No hay topes ni hay reflejos.

Stella Dallas – Stella

No hay amor más intenso que el de una madre por su hija. Si es necesario sacrificarse por enviarla a la universidad, lo hará y si ella se enamora de un rico heredero que se avergüenza de la familia de su novia, desaparecerá para observar la fiesta a través de una ventana. El sacrificio es invisible.

El Ángel Azul – Profesor Rath

El viejo profesor Rath, maduro más allá de la cincuentena con nula experiencia con las mujeres, se enamora locamente de Lola-Lola, cantante de cabaret, durante una visita de “estudios” junto a sus alumnos. Una vez casados, la actitud de la cabaretera se tornará en dictatorial, provocando las continuas renuncias de su rendido marido. Completamente humillado, con el vacío por alma, Rath terminará siendo objeto de burla de los antes burlados. La ausencia de corazón se da con más frecuencia de la debida.

Y es todo.

Anuncios

10 pensamientos en “Galería de Humillados…

  1. Estupenda selección. De todos los que comentas me quedo con la ingenuidad del Joe de Cowboy de medianoche, en las escenas que camina por la ciudad dispuesto a comerse el mundo a lo Cocodrilo Dundee. El profesor Rath me da demasiada pena, no creo que exista personaje más patético que ése en la historia del cine.
    Un beso.

    • Sabes que hay un cine de Nueva York que emite “Cowboy de Medianoche” cada semana desde que se estrenó. Una película hermosa y trágica. Por no hablar del pobre profesor Rath, consumido por un deseo nunca correspondido y abocado al abismo de la humillación constante.

      Beso y piruleta de fresa para ti por escribir el comentario número 500 de este churro blog, Princesa.

  2. Alex,me encantan estas listas cinematográficas.De ellas,recuerdo “Rompiendo las olas”,”Los Santos inocentes” y “Eyes Wide Shut” pero me quedo con “Lunas de Hiel” que es una película que me fascinó por completo:esa pareja formada por Mimi y Oscar,envueltos en una espiral de destrucción mutua,ponen a prueba el convencional matrimonio formado por Fiona y Nigel.Pienso que es el amor propio de Nigel el que sale peor parado,por dar la victoria como consumada,por sobrevalorar su poder de seducción ante Mimi y por infravalorar el poder de seducción de Fiona.Todavía recuerdo aquella frase de Fiona:”…no olvides Nigel que cualquier cosa que tú puedas hacer,yo la puedo hacer sin duda,mejor” y los sucesos posteriores,confirmarán este vaticinio.
    Películón de R.Polansky.
    bss

    • A mí me impactó muchísimo “Lunas de Hiel” cuando se estrenó. Recuerdo las caras estupefactas de la gente a la salida de la sesión. El amor autodestructivo y la fina línea que separa el amor del odio hasta confundirse. Una obra capital.

      Besos, Troyana.

  3. !Que bueno sería consumirse en el amor como Adele H.¡ Y no llegar a la situación de Lunas de Hiel. El único amor que no de gasta es el no correspondido…y el de una amistad autentica.
    Saludos
    Del Placer de Los Extraños solo salvaría a los actores.

    • Adéle se consume por completo ante un hombre que la rechaza por sistema. Es una historia de amor trágica en una sóla dirección. Tiene mucho de “Lunas de Hiel”, no creas. De algún modo, Adéle acaba asumiendo su papel de víctima y busca el sufrimiento porque piensa que es lo que él quiere ver en ella. El amor no correspondido nunca se gasta, es cierto. Pero es terrible vivir sin caricias ni besos.

      Los actores en “El Placer de los Extraños” lo bordan. Natasha Richardson está especialmente bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s