Con un centavo en los bolsillos…

Anuncios

10 pensamientos en “Con un centavo en los bolsillos…

  1. No hay una foto en el mundo, ni una sola, ni un solo fotograma de la historia del cine, que me haga sentir mejor que ésta, Álex. Me llena de júbilo, me hace reincidir en los viejos vicios de degustador de imágenes. Las imágenes se paladean, se mordisquean, se huelen, se mastican, se tragan, se convierten en palabras y se guardan después en la memoria. Algunas están siempre disponibles. Algunas acuden cuando uno está desprevenido. Verlas con idéntico entusiasmo que la primera vez es un arte que a veces no todo el mundo sabe ejecutar. Yo hoy, en tu antártida remozada, en tu farito, he conseguido eso, y entonces la tarde del lunes, que no iba particularmente mal y que tampoco descolla por ir excesivamente rutilante, se convierte en un pequeño oasis de satisfacciones cumplidas. Qué sencillo es todo. Luego está el título, que me parece muy apropiado para inventar algo sobre la calderilla y la ciudad, sobre otro noble arte, más incluso, que consiste en ir de un lado para otro sin nada qué gastar. Dire Straits, le dicen los ingleses. Hay una canción de los Pretenders que escuché otra vez esta mañana, preparándome (como sabes) para el concierto que voy a ver en Córdoba en Julio: Brass in Pocket. Pues eso, mi querido amigo, brass in pocket. Y me hace, además pensar en mi esta cosa humilde de página y su encabezado. Ahí seguirá hasta que me cansé de escribir y contar (eso creo que hago) el mismo viejo cuento. Contado muchas veces de muchas formas, pero no nos escoremos del asunto primordial: la foto, el pedazo de foto. La voy a mirar un ratico. Es más; esta noche tiro de dvdcoteca y me trago la peli de Allen. Eso haré. Cuídese oh my good friend.

    • Qué bonito comentario, Emilio. Lo he leído varias veces desde ayer porque has sabido expresar lo que siento al ver ese instante fugaz. De hecho, amigo, leer tu intención de ver la película por la noche se me contagió. La vi (entrecortada un par de veces) de madrugada. Terminé cerca de las dos y media con la sensación de que eran las dos horas mejor empleadas del día. No necesitas más para ser libre que un centavo en el bolsillo y alguien que te quiera de tu mano. Si el dinero es lo único que te hace feliz es que tienes un serio problema de difícil solución. Woody es un buen ejemplo de ello. Su sueldo está a años luz de las astronómicas nóminas de las estrellas hollywoodiendes, los directivos de los estudios, los ejecutivos, los representantes… Toda esa parafernalia más propia de la “Hoguera de las Vanidades”. Él asegura que sólo es feliz cuando rueda, cuando escribe un guión, cuando planifica una escena durante toda la noche. Lo demás (salvo el sexo, que es amor), le aburre.

      Cuídeseme mucho.

    • La vi entera, con dificultad final, y me despedí del día, que fue (te dije) funcionarialmente pasable, con otro brillo en la mirada. Luego cerrar los ojos. Nueva York.

      • Para mí fue como el reencuentro con una vieja amiga. Me supo bien (me supieron bien incluso ese par de breves interrupciones) y el vídeo no se quejó. Creí que soñaría con Nueva York después, pero no fue así. La psique a veces se rebela.

    • Acariciar un centavo encontrado bajo la arena cuando eras niño es muy especial. Relacionarlo con una película y persona especial es casi irreal. Creoq que incluso el tacto no es suficiente en esos casos.

      Peliculón, Princesa.

  2. Qué grande Woody!aquí una fiel seguidora que le adora incluso en sus películas más discutidas,el mío es un amor incondicional a prueba de perspicacias.
    Te escribo el comentario mientras veo esta foto que tengo de poster en mi salita.
    bss

    • Es grande de verdad, Troyana. He visto todas sus películas (cortos incluidos) y aunque me ha decepcionado en más de una ocasión, siempre hay magia incluso en el peor de sus trabajos. Por otra parte ha firmado tal cantidad de obras maestras que sería absurdo no pasar por alto sus deslices.

      El fotograma es puro cine congelado. Cuida bien de ese poster.

      Besos.

  3. Jaja, yo también tengo el poster en casa, y también creo que Woody es uno de los genios más grandes.
    Además el año pasado estuve en NY y tengo una anécdota graciosa con esa foto; siempre había pensado que era el puente de Brooklyn, pero no! Cuando nos conozcamos en persona, te contaré la historia completa 😉

    • Creo que soy el único del mundo que no tiene ese poster en casa :p

      Una deliciosa criatura a la que ambos queremos locamente, me contó ayer sobre tu viaje a Nueva York. Estoy deseando conocer esa historia. Escucharla de tus oídos en primera persona será un placer añadido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s