Había una vez un circo…

Desmontado por los jueces anticorrupción el sistema político italiano perpetuado en el poder desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, surgió del caos un señor de pelo postizo, sonrisa que induce al miedo y maneras de ganster. La mafia, impregnada en cada segmeto de la vida italiana, había carcomido los cimientos del poder democristiano y socialista hasta convertir el aguila bicéfala en tricéfala. Un tercer apósito pensante que gobernaba en la sombra a los otros dos. En ese punto, la derecha más extrema salió de las alcantarillas para hacerse con el poder utilizando la imagen de un empresario cuya única motivación consistía en defender su inmenso patrimonio. Después llegaron los escándalos financieros, las fiestas con enanos y menores, las declaraciones sexistas… Il cavaliere.

Un periodista español afincado en Italia desde hace décadas, afirma que el país está repleto de filósofos de bragueta. Ser filósofo es una ocupación perezosa. El periodista desprecia a Berlusconi no le odia. Asegura que controla las tres televisiones privadas de ámbito estatal e indirectamente los tres canales públicos. Seis canales y todos suyos. Insiste en que nadie sabe cómo hizo fortuna Silvio, pero se sabe que el capital inicial de su primera empresa era líquido. No hace falta sumar dos y dos, o sí…

Pero existen polos opuestos, de no ser así Berlusconi no habría ganado elecciones. Justo Maffeo, periodista decano de los corresponsales italianos en España, sale en defensa del señor que abandona cumbres de jefes de estado para hablar por su móvil en un aeropuerto.

Berlusconi llegó a la presidencia del gobierno creando empresas, sorteando jueces y tribunales, ganando tres veces las elecciones (para envidia de Sarkozy)…

Sorteando jueces, gran verdad. Una vez en la jefatura del estado, inventó leyes que él mismo aprobó para quedar impune de una docena de acusaciones que podrían haber acabado con sus huesos en la cárcel. Imaginen al presidente Rodríguez Zapatero acusado de tráfico de influencias, promulgando una ley que exhime a todos los imputados de tal delito de consecuencias legales. Bravo Cavaliere.

Volvamos a las mujeres, a esas supuestas candidatas que en realidad a nadie les importa un pimiento. Porque, como ha ocurrido muchas veces, y vuelve a ocurrir ahora, de lo que se trata es de armarla […] la candidatura de Barbara Matera, de la que sigo leyendo en algunos medios españoles que es una bailarina y actriz. Y nada más. ¡Qué raro! Y yo que tenía de la señorita Matera otra imagen, la que tienen los italianos. Por ejemplo, que ha acabado la carrera de Ciencias para la Formación Primaria por la Universidad romana de La Sapienza…

Sin duda, esa es la imagen que tienen los italianos de esta mujer.

Licenciada en Ciencias para la Formación Primaria

Tal vez debería saber el señor decano, que una carrera completada no te convierte en valido por arte de magia. Tal vez debería recordar que John Major, primer ministro del Reino Unido desde 1990 hasta 1997, carecía de estudios universitarios y ello no le convirtió en menos apto.

Rebobinemos, salta una noticia concerniente a Berlusconi, ocurre en la Italia del “pim pam pum” y otra vez leña al mono. Porque, por lo que cuentan algunos “colegas” desde Italia, ese país esperpéntico, allí todo es posible, es un pueblo de chapuzas y su primer ministro es poco menos que un payaso […] ¿Por qué? Porque el italiano medio, en el fondo de su alma, antes quiso ser Agnelli y hoy quiere ser Berlusconi.

La ironía juega en su contra. La ironía se convierte en cierta. El italiano quiere ser Berlusconi y tener su propio harem de mujeres en una isla del mediterraneo. Quiere casarse con una bella actriz y llenarla de hijos a los que cuidar mientras él decide el destino de su país entre otras piernas con pastillitas azules, grabando discos de música hortera e implantándose pelo para disimular los 72 años que tiene. La solución a todos los problemas consiste en dar al ciudadano pan y circo. Show, show de Tele 5. Bailarinas en bikini que muevan las tetas, enanos brincando y presentadores “con chispa”, a ser posible sin cerebro. El paraiso. Al fin y al cabo, la culpa de cualquier problema la tienen los albaneses y las crisis exportadas por Obama (Bush Jr. es tío cojonudo que todo lo hizo bien). Y el busto esculpido en honor del nuevo emperador está desnudo y son tan pocos los que lo ven.

Anuncios

19 pensamientos en “Había una vez un circo…

  1. Legendaria fue la rivalidad de Berlusconi respecto al avvocato Agnelli.

    Para la historia queda la llegada del Cavaliere al funeral del patrón de Fiat, Lancia, Alfa Romeo, Maserati y Ferrari. Iba subido en un Audi.

    Lo que se dice dar la nota.

  2. Berlusconi solo es la versión ligera, mediática, simpática y frívola de Andreotti. De hecho, el que tenga que hacer concesiones a los fascistas de Fini y ponerlos en el ministerio de interior (!!!) demuestra su relativa debilidad en comparación con la DC pre-manos limpias.

    • Andreotti es la versión moderna del Rey Sol. En su ansia de poder llegó a pensar que él sabía mejor lo que le convenía al italiano que los propios italianos. Corrupto y podrido (como Craxi, aunque él no pagó sus culpas en el exilio), sigue siendo considerado por muchos compatriotas como un hombre bueno. Hombre y bueno son antónimos de Giulio Andreotti. Pero claro, yo no vivo en Italia. No soy partícipe del nuevo paraiso creado por la Liga Norte y los ortopédicos ¿políticos? de Forza Italia.

  3. Lo de Italia es un caso curioso, al menos visto desde fuera. Pero soy de la opinión de que si no conoces la propia dinámica interna del país difícilmente puedes acertar con tu opinión. Detesto a Berlusconi, lo que hace y lo que representa, pero gana elecciones y la mayoría del pueblo italiano está a su favor. Entonces nada puedo decir… De los escándalos sexuales, si es una campaña orquestada como Il Cavaliere dice, pues no puede ser peor, porque ese tipo de escándalos surten efecto en países anglosajones pero en países latinos traen el efecto contrario: No puedes conseguir que tu pueblo te ame, pues al menos que te admire.
    Y por otro lado me pregunta: ¿dónde está la oposición?¿dónde está la izquierda? Parece mentira que en el país que estuvo a punto de ser dirigidos por los eurocomunistas, ahora se debata entre derecha o más derecha.

    Saludos.

  4. Por el amor de dios. Los comunistas jamás hubieran gobernado Italia. Estados unidos ya se encargó de ello enseñando los dientes en Grecia.

    Es cierto, hay que entender la realidad social de un país determinado, si, no hay oposición. Pero esa gente es la gente que coaligada a la mafia pasó a cuchillo del asesinato político a todo el que tocó el tema de la logia P2, o la corrupción de la DC.

    Es la gente de Fini cuyos carteles electorales, que vi con mis ojitos en Milan, llamaban a “matar a los negros”.

    La democracia no es el fin, es el proceso. La republica de Weimar era una democracia, y pocas constituciones sobre el papel eran más democráticas que la de la URSS. Por eso los politólogos manejan conceptos de democracia formal, y democracia efectiva.

  5. Durante años, para entendernos, Italia ha estado más cerca del sistema canovista, sobre todo en las regiones rurales, que de una democracia moderna.
    La DC y el partido comunista “cocinaban” los resultados, pactados, en las zonas de influencia de cada cual, eso en donde no era la mafia la que les decía a ellos que incluyeran a tal o cual candidato, candidato de la mafia por tal o cual partido, casi hasta los 80.
    La cultura política italiana es muy pobre, algo triste si se tienen en cuenta los antecedentes ilustres como Gramsci.
    Para acabarlo de adobar las BR hicieron un daño incalculable a la izquierda. Debord estaba convencido que junto a los revolucionarios fanáticos, estaban infiltradas de la CIA hasta un porcentaje muy alto de su militancia.

    • El Partido Comunista de Italia fue el que más miembros llegó a tener fuera del ámbito de la Unión Soviética. Eran millones (muchos millones) de personas con cartilla del partido. Sin duda, Mycroft, tienes razón en que los Estados Unidos no habrían permitido que alcazasen la presidencia del país. Podrían haberlo hecho (con los votos en la mano), pero los yankees se habrían encargado de abortar la operación. No hace mucho leí que el famoso referendum que se realizó en Italia tras la II Guerra Mundial sobre el modelo de país que preferían los italianos (República o Monarquía) fue manipulado por los servicios secretos americanos.

      Habría que vivir muchos años en un lugar para entender su idiosincrasia. Demasiado tiempo para los hechos consumados. Recuerdo que los periodistas desplazados a Nepal durante la caída de la monarquía, hacían juicios de valor sobre la vida social del país a pesar de llevar allí días sino horas. Italia es un país peligrosamente cercano a nuestro carácter. Por supuesto que hay diferencias (muchas) y matices que no llegamos a comprender, pero no hay justificación posible para la situación que se está viviendo en el país desde que los jueces de Milán se cargaran el entramado (corrupto) político que gobernó el país durante décadas. Sinceramente, creo que el italiano medio se ha convertido en un cínico que no cree en nada ni en nadie salvo en sí mismo. Antes quería ser Agnelli y ahora quiere ser Berlusconi. El viejo patrón era un virtuoso moral (pese a ser un clasista de la vieja escuela) comparado con el señor de los harenes. De Fini no hay mucho que decir. Un tipo abyecto que no da tanto pavor como Le Pen y seguramente por eso provoca mucho más miedo. Hace tiempo leí que durante un mitín del Frente Nacional francés, se asesinó fríamente a un tipo africano que pasaba por allí. Le lincharon y luego le tiraron por un puente. Creo recordar que ocurrió en Toulon. La policía detuvo a cuatro o cinco cabezas de turco y asunto solucionado. Eso es lo que vale una vida humana. Recuerdo que los detenidos se excusaron diciendo que el africano les había provocado con su presencia. Qué triste.

      Sobre el papel la democracia soviética era poco democrática. Se sustentaba en textos de Marx, de Engels y de Lenin entre otros. Ninguna constitución que se presente como dictadura (aun del pueblo) puede ser justa. Luego se demostró así. La república de Weimar fue un intento bienintencionado de reconducir un país en ruinas. Salió mal porque las cargas exteriores eran demasiado pesadas y dentro del país tenía demasiados detractores. Soy de la opinión (y así la defendí en su día) de que el hambre tumbó a la república de Weimar y no los hechos políticos. Hubo un momento en el que los sueldos (para quien tenía trabajo) se pagaban en sacos de billetes. La pobreza y la necesidad marcan tu destino.

      Lo de Italia, bueno, como le he dicho a Troyana pienso que el problema del país es de fe. Han dejado de creer y el capitalismo salvaje está a un paso de imponerse. He leído, hace una hora, cómo Berlusconi cuestiona el papel del parlamento por considerarlo una traba en su gobierno. Quiere mandar e imponer su criterio sin someterlo a nadie más. El futuro de Italia es muy preocupante, máxime teniendo en cuenta la escasa herencia democratica del país (como España, a años luz del Reino Unido, per example). Afortunamente, si exceptuamos a los checos, el resto de partidos conservadores del continente tienen cerebro y moral (caso de Angela Merkel). Gordon Brown es un buen hombre y aceptable político al que la realidad le está superando (como ocurre en USA, en el Reino Unido eres de centro-derecha o de derechas, no existe alternativa) y Sarkozy, la gran estrella mediática, conoce sus límites y jamás los traspasaría. Tiene espíritu democrático. La preocupación es el tipo de pelo falso.

  6. Ayer precisamente en mi trabajo,comentábamos que por estos lares(C.V.),corremos el riesgo de copiar el modelo político de los italianos.Y no me parece descabellado,porque en nuestra comunidad,se perdona y se refuerza en las urnas a los políticos corruptos,se aplauden las macro-inversiones que pintan una ciudad idílica y esconden agujeros negros y deficiencias en otros campos(social,sanitario,educativo….etc) …lo dicho¿tienen nuestros políticos de modelo a Berluscconi?ay,mamma, qué miedo!
    bss

    • No creo que llegue a ese extremo, Troyana. Vista desde aquí (muy cercana) la situación política valenciana es esperpéntica, pero no lo es menos que en otros lugares del país. Madrid, por ejemplo, es una zarzuela en la que no faltan corruptos y espías que inventigan a la propia gente de tu partido. Suele ocurrir que el que te clava el puñal primero es quien tienes más cerca.

      Lo de Italia es otra cosa. El cinismo se ha apropiado de la vida del país. Nadie cree en nada ni en nadie, se trata de salvar el propio culo. Confío en que Berlusconi no sea un modelo para nadie (Dios, espero que no!), en cualquier caso, Paco Camps, con imputaciones incluidas, es un santo varón comparado con este señor.

      Besos, Troyana.

  7. Con lo de democratica, me referia a que en teoria en la constitucion, mandaban multiples centros de poder, los soviets. En la practica, solo existía el aparato del partido.

  8. Sobre el papel, la constitución soviética (que he leído casi por completo) es idilica. El individuo tiene derechos inalienables que ni el estado puede socavar. La realidad fue otra y los hechos revelaron una dictadura como pocas veces se ha visto. En realidad no tenías derecho a otra cosa más que a respirar. El comunisno no es eso, se aplicó muy mal. La primera enmienda debería derribar esa proclama sobre la dictadura del pueblo. Más que nada, porque el pueblo no tiene vocación dictatorial. Esa es una cuestión del individuo.

  9. En cuanto a lo del hambre, contribuye, pero no lo tengo claro.
    Ahí esta la republica de Etiopía. Los chinos no tienen democracia pero comen, los etiopes pueden comerse su derecho a votar.

    Pero persisten en su empeño de ser una republica, si bien debil e indefensa.

    Detrás de Weimar viene algo más siniestro y antiguo, una manera bismarckiana de ver la politica, un conservadurismo arbitrariamente autoritario en las clases medias, una educación secundaria cruel, sectaria y elitista, la sensación del orgullo herido como nación, y una promesa de “unidad de destino” muy hegeliana, muy alemana, y por qué no decirlo, muy mimética de algunas de las religiones que luego persiguieron (Jehová es un dios celoso, el pueblo elegido, etc)

    No diré que las malas lecturas torticeras de Nietzsche hicieron más que la inflación. Pero en EEUU (steinbeck nos lo cuenta con pelos y señales) también pasaron hambre y no montaron estos cirios.

  10. En ese sentido, “El joven Torless” de Robert Musil define muy bien el marco en que los jóvenes alemanes de principios de siglo crecieron y los valores que asumieron.

  11. Pero el caso de Estados Unidos fue distinto en su forma y fondo, Mycroft. Nadie murió de hambre en los States y sí en Alemania. No fueron cientos de miles como en Ucrania durante el mandato de Stalin, pero fueron muchos, demasiados. Luego está, y dices bien, el mesianismo de un pueblo. Los alemanes creían a pies juntillas que eran el pueblo elegido y debían conducir al mundo. Lo creían de veras y hay cientos de pruebas documentales sobre ello. La república de Weimar trató de reconducir una tendencia hacia la normalidad. Sanidad pública y gratuita (adelantados a su tiempo), educación sesgada (cierto) pero accesible para todos, derechos civiles para los que nunca los tuvieron. Olvidaron el orgullo herido de un pueblo, es verdad. Pero esa fue una cuestión exterior más que interior. Alemania fue sometida y humillada por los aliados, error que los americanos (frente al dogmatismo francés y britanico) no volvieron a cometer tras la segunda gran guerra. El caldo de cultivo perfecto para fanáticos como el partido nacional socialista. No estoy de acuerdo en que el programa económico de los nazis salvase al país. Más bien fue el que la deuda de guerra se diluyese, gracias a que los americanos insistieron en ello, lo que hizo que el país respirase. Después llegó el militarismo, la persecución de las minorías y la exaltación de valores que inducían al orgullo. “El Huevo de la Serpiente”, película de Bergman (que ya sé que odias) lo cuenta con tino.

  12. El militarismo ya estaba en los institutos. El odio ya estaba en las mentes de los niños. Aprender que “el otro” no es humano era el cimiento. Las escuelas son las verdaderas factorías del terror.

    Evidentemente, alguien desesperado y acorralado, hambriento y necesitado, asume más alegremente el dogma positivo del sueño totalitario. Porque no tiene otra cosa.

    • Ignoro si el militarismo y el odio anidaba en los institutos. Posiblemente sea como dices y el engranaje ya estaba en marcha. Sin duda, en eso estoy de acuerdo, las escuelas son factorías de terror. Lo siguen siendo. Fábricas de autómatas en las que se enseña cualquier otra cosa que a pensar.

      El hambre y la falta de objetivos es el mejor combustible para deshumanizarte. Si no tienes nada, ni visos de tener nada, te conviertes en un animal. La Alemania de la República de Weimar estaba plagada de animales y así ocurrió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s