Retales y una chica achuchable…

Será una noche larga, el insomnio se vuelve a manifestar tras dos días de tregua. Entro en mi blog y lo primero que me encuentro es que alguien ha llegado hasta aquí con la línea de búsqueda: Tengo que morir. Joder, por qué nadie tiene que morir. Dios, hay tanto que ver y tanta gente que conocer. Vaya mierda de bienvenida.

Trato de no molestar a las personas que me importan. Por eso, creo deberían prohibir esos test de Facebook que te invitan a marcar tus cinco favoritos sobre cualquier cosa y enviarselos a tus contactos. Aquello me llegó a mí procedente de Mycroft y creo que nunca se lo perdonaré. Y él sabe que le aprecio un montón. En el dedicado a los tipos con los que me gustaría compartir borrachera olvidé citar a Richard Burton, a Truman Capote y a Bukowski. Imperdonable. Ocurre que siempre te olvidas de alguien que debería estar allí. Hice uno, no hace muchos días, en el que me casé virtualmente y de sopetón con cinco mujeres que me gustan. Mai Meneses era una de ellas. Ayer se lo comenté a alguien que me miró con cara de estrañeza cuando le dije que cada vez que la veo me dan ganas de abrazarla.

Durante la promoción de su nuevo disco, apareció en multitud de programas. Les vi en dos de ellos: Buenafuente y Sé lo que Hicisteis. Ella es madrileña y él es catalán, son Nena Daconte. Ella es tímida y él lo es mucho más. Hubo un momento, durante aquellas entrevistas falsas, en el que ella dijo con voz entrecortada: Ya se ha acabado, ¿no?

Adoro a esta mujer.

Me cuesta recordar mis pasos por el carnaval,
Con quien estuve, con quien me puse yo a bailar.
Tardamos mucho en no volver a ver la luz del sol nacer,
Tardamos tanto que salió un aleph en un rincón.

Desde entonces le pierdo la pista, no sé a lo que fue, no sé adonde vuela, no sé dónde está,

Donde está,
Mi corazón donde se ha ido a derrumbar,
Mi corazón que alguien lo busque para mí,
Donde está, que esta noche no duerme contigo.

Donde está,
Mi corazón que alguien le diga que volví,
Mi corazón que alguien le diga que pasó lo peor,
Que esta noche me muero de frío.

Donde está, que alguien lo busque para mí,
Que alguien lo ate para ti,
Que alguien lo encuentre, le diga que lo ando buscando por toda la ciudad.

Qué fue lo que vio desde el rincón del comedor,
Que le hizo marcharse de aquí sin ganas de volver.
La vida es una vez, le intentaba yo contar,
Exprime lo mejor y entonces se largó.

Y así fue como apenas recuerdo que perdí los besos, las ganas de hacerlo, las ganas de ti.

Donde está,
Mi corazón donde se ha ido a derrumbar,
Mi corazón que alguien lo busque para mí,
Donde está, que esta noche no duerme contigo.

Donde está,
Mi corazón que alguien le diga que volví,
Mi corazón que alguien le diga que pasó lo peor,
Que esta noche me muero de frío.

Donde está, que alguien lo busque para mí,
Que alguien lo ate para ti,
Que alguien lo encuentre, le diga que lo ando buscando por toda la ciudad.

Es como borrar un huracán,
Que me perdone pero dónde está,
Que alguien le diga que lo ando buscando a oscuras por toda la ciudad.

Es como David, yo soy Goliat,
Es tan pequeño que donde estará,
No quiero batallas pero estoy tan sola y perdida en esta ciudad,

Es no hacer lo que hacen los demás,
Lo que le habrá hecho regresar,
A su mundo perfecto, lo doy por perdido, de allí nadie ha vuelto jamás.

2 pensamientos en “Retales y una chica achuchable…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s