¡¡¡Catacrocker!!!…

Sin duda estallaré pronto. Pasará y tendrán que recoger mis restos con espátula desde Sububia hasta la China. Necesito unas vacaciones de mí mismo. Y ya que es improbable que ocurra algo así, se trata tan sólo de averiguar cómo llegará el catacroker. Tratar de adivinarlo es una buena excusa para un nuevo Qué será, será, que esto va (o iba) de cine. Todo sea por tratar de engañar al insomnio por unos minutos…

Opción “Escuela de Genios”: Perder la pinza y empezar a gritar como un poseso.

Un tipo asiatico estaba estudiando en una biblioteca y de repente todo le superó. Gritaba bien, de un modo estridente y agudo. Demasiado bien para esta comedieta teenager que apunta más alto de lo que llegó.

Nivel de Probabilidad: No lo descarto, aunque no sé gritar. Odio los gritos.

Opción “El Sentido de la Vida”: Literalmente, estallar.

Aquel cliente gordo que comía sin parar (posiblemente se comería a sí mismo de no tener bocado a mano) se desparramó de pura gula por todo el restaurante. El poder de una chocolatina es ilimitado.

Nivel de Probabilidad: Complicado. No como mucho, la verdad.

Opción “Largo Domingo de Noviazgo”: La guerra, que es así de jodida.

Manech lo tenía todo menos equilibrio: Atento, educado, apasionado, atractivo, valiente pero no demasiado y con cierto talento. Era sensible también, pero eso no debería tomarse como una cualidad porque nunca supo caminar por un alambre. Una bomba alemana se encargó de empujarle hasta el abismo, pero ya andaba trastabillado de antes.

Nivel de Probabilidad: Puede ser. Nunca se me dieron bien los alambres.

Opción “Tiempos Modernos”: Ceder al empuje de la rutina.

Un obrero de una fábrica más (u otro ladrillo del muro) pierde la cabeza tras apretar los mismos tornillos de la misma pieza mecánica por millonésima vez el mismo día. Eso sí, la coreografía que se monta dentro del gigantesco engranaje de la máquina es soberbia.

Nivel de Probabilidad: Medio-alto. Probable, sin duda. La rutina consume.

Opción “El Rey Pescador”: Perder a alguien querido e inventarse un mundo paralelo para seguir viviendo.

Parry era un profesor universitario feliz por tener a su lado a la chica más bonita del mundo. Al menos, así lo era para él. Un día, un pirado entró en el restaurante en el que cenaban y la mató junto a media docena de personas más. Y Parry hizo click.

Nivel de Probabilidad: Muy posible, aunque no tiene que estar nada mal eso bailar en bolas en pleno Central Park.

Y fin…

Foto cortesía de Mycroft

Anuncios

7 pensamientos en “¡¡¡Catacrocker!!!…

  1. Yo se lo que es …Hace ya seis meses me tome unas vacaciones de esas. Con una amiga kamikaze me lance por la ruta del camino de Santiago. Andar y andar…además de relacionarme con gente desconocida fue una buena medicina para el espíritu. Nunca había estado sola tanto tiempo (un mes). En casa ,dejé a la de siempre y volví siendo otra bastante mas fuerte.
    Saludos

  2. Eres una mujer, Oli. Siempre pensé que eras un hombre. Perdóname.

    Hace tiempo que alguien muy querido me propuso el camino de Santiago como terapia. No lo tuve en cuenta en su día. Tal vez me equivoqué.

    Saludos, Oli.

  3. Son las mejores vacaciones posibles: irse de uno mismo, fugarse de esa rutina, procurarse una evasión. Luego no sabemos si gustará el regreso, Álex. En todo caso, y esto es serio, uno deja de ser uno mismo (día semánticamente redundente today) cada vez que oye las historias de los demás. Vivimos, como Sheherezade, de historias. Tú, por encima de casi cualquier cosa, eres un escuchador sublime, un cajoncito de historias. En ellas puede uno perderse. ¿Volver? No sé. A lo nuestro: cuídese, no se me vaya del todo, no se escape del todo. Te llamo yo el viernes próximo por la tarde y charlamos una miajita.

  4. ays, yo también me voy acercando a un día de esos. lo de explotar a mi me sucede aproximadamente una vez al mes, y si te digo la verdad no mola nada. pero lo de las vacaciones de uno mismo sí que suena a buena idea. viajar siempre ayuda, me uno en eso a Oli. yo también hice el camino en una ocasión, pero la verdad es que cualquier viaje sirve.

  5. No imaginas el agobio que siento, Emilio. Llevo dos semanas en las que la manecilla roza peligrosamente la zona roja. Lo peor es tratar de fingir que todo está bien.

    Escucho y a veces hablo demasiado, me temo. Ya me has padecido en muchas ocasiones. Llámame cuando quieras, Emilio y hablaremos.

    Necesito esas vacaciones de todo como el agua, Laura. Aunque sean sólo dos o tres días. Quiero tumbarme en la hierba sin tener que pensar en nada y desconectar.

    Viajar es una forma de cura que no práctico hace demasiados meses. Hace unos años, aprovechando que mi padre pasaba por una buena época, les propuse (a él y a mi madre) hacer el camino de Santiago pero no fue posible. El año pasado, alguien que lo ha hecho también me lo propuso. Tal vez algún día, no sé…

  6. No quiero parecer una especie de mentecato zen, pero cada vez estoy mas convencido de la necesidad de hacer las paces con uno mismo. Yo apenas estoy comenzando a hacerlo.

    • Admito que tienes razón, Mycroft, pero sigo sin ver luz más allá de los destellos. En cualquier caso, de producirse el CATACKROKER será por circunstancias externas que trato de capear cada día desde hace tiempo. Sin éxito, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s