Dita y Albert…

“El Mismo Mar” de Amos Oz cuenta las historias cruzadas de varias personas que a veces comparten sangre, otras caricias y casi siempre soledad. Albert es un asesor fiscal jubilado que pierde a su esposa tras una larga lucha contra el cáncer. La muerte de Nadia influirá en el devenir de su entorno al punto de que Rico, su único hijo, comience una larga huida hacia adelante que pasa por Nepal, maduras prostitutas portuguesas y una desazón que crece con la distancia. Tras su marcha, Dita (su novia) ocupará la habitación de Rico invitada por Albert. Con el paso de los días, Albert y Dita se enamorarán bajo el recuerdo de los ausentes.

Amos Oz mezcla la poesía con la prosa en su relato. En la línea de “La Tregua”, los amantes asimétricos (él ha sobrepasado su sexta década de vida, mientras ella apenas supera la veintena) utilizan los versos para fantasear con imposibles.

DITA

Mi mano en el heno de tu pecho envejecido

recoje paja para hacernos un nido

ALBERT

Su mano suave en el heno de mi pecho

sobre su mano mi mano arrugada

ella con mi soledad

yo con su soledad


Anuncios

6 pensamientos en “Dita y Albert…

  1. Alex,
    la película tiene una pinta estupenda.No sé quién dijo,creo que M.Benedetti que” la soledad a veces puede ser una llama” que nos una,y es cierto.Así es en el caso de Dita y Albert,imagino además con esa barrera de la diferencia de edad,otro prejuicio más a salvar.
    Afortunadamente,no se puede poner diques al mar….
    1 abrazo

  2. El poema que menciona Troyana es “Canje” de Benedetti, mi favorito de él, lo dejo aquí:

    Es importante hacerlo
    quiero que me relates
    tu último optimismo
    yo te ofrezco mi última
    confianza

    aunque sea un trueque
    minimo

    debemos cotejarnos

    estás sola
    estoy solo
    por algo somos prójimos

    la soledad también
    puede ser
    una llama.

  3. Se trata de un libro en realidad, Troyana. Compleja tarea la de llevarlo al cine con esos constantes saltos temporales, de situación y entre poesía y prosa.

    Ambos se parecen mucho en realidad. Más que la barrera generacional es la traición y el amor hacia su hijo y su novio, lo que les detiene.

    Sí, conozco ese precioso poema, Amaya. Precisamento lo leí por primera vez un mes de mayo del pasado año. También es de mis favoritos de Benedetti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s