Y es que la comedia es una cosa muy seria…

Son tres las muy conocidas obsesiones recurrentes en el cine de Woody Allen: la muerte, el sexo y las mujeres. Todas ellas se comunican entre sí. Para Allen, sexo y mujeres son vasos comunicantes que hallan su tercer aspa en la comunión entre el sexo y la muerte. No en vano han sido muchos los poetas que calificaron al orgasmo como la pequeña muerte.

No se puede clasificar a una persona, mucho menos cuantificarla. Allen lo sabe, y pese a ello siempre muestra tres tipos reconocibles de mujer en sus películas…

Está la castradora (la ex-esposa académica de «Annie Hall», la ex-esposa lesbiana de «Manhattan», la omnipresente madre de su episodio de «Historias de Nueva York»). Mujer que atrapa, aplasta y humilla a los personajes de Allen, convirtiéndole en un ser impotente.

Está el espíritu libre (Annie Hall, Holly en «Hannah y sus hermanas», Linda en «Poderosa Afrodita»). Mujer que atrae, altera y fascina al hombre, consiguiendo que él se sienta insatisfecho con su vida tal como es y animándole a romper con cualquier convencionalismo.

Y está la tierna realista (Tracy en «Manhattan», Hannah en «Hannah y sus hermanas», Cecilia en «La Rosa Púrpura de El Cairo»). Metódicas, protectoras y generosas que ven las cosas con realismo y aun así desean rescatar al personaje de Allen para reintegrarle en el mundo de los cuerdos.

«Necesito estar rodeado de mujeres. Ellas tienen fuerza y constancia pero no por ello dejan de soñar»

Otra de sus caracteristicas es su forma de trabajar. Dijo Gene Wilder…

«Trabajar con Allen tiene que ser muy parecido a trabajar con Bergman. Todo es muy callado… La manera que tiene Woody de hacer películas es como si estuviese encendiendo diez mil cerillas para iluminar una ciudad»

Él mismo ha mostrado su frustración en muchas ocasiones. En los años setenta, dijo temer convertirse en esa clase de cineasta que dirige una película al año… Y así ocurrió. Se siente un incomprendido cuando no encuentra apoyo al proclamar que «La Rosa Púrpura de El Cairo» le parece lo mejor que ha rodado por encima de «Manhattan» o «Annie Hall». Que prefiere la vapuleada «Recuerdos» a la aclamada «Hannah y sus hermanas».

«Ninguna de mis películas han sido experiencias muy agradables»

Mostrar al público lo que bulle en tu interior nunca lo fue.

2 pensamientos en “Y es que la comedia es una cosa muy seria…

  1. Singular como pocos, obrero de su causa, que no sabemos muy bien nunca hacia dónde va, pero que se fija en eso que dices, en la muerte, en el sexo, en las mujeres. DEcía que había dos cosas muy imporantes en elmundo. Una era el sexo. La otra, a ver, a ver si me acuerdo…
    Me gusta también el Woody de tema judío en rama. El Woody filosófico, culturilla, verborreico. La verborrea es la marca de la casa. Su doblista hispano, el que ahora mismo, ahora, Álex, me habla en la cabeza (una de esas voces inconfundibles en cualquier circunstancia: te puedes olvidar de la voz de tu mejor amigo, pero no la del doblista de Woody Allen), me parece un portento, aunque yo he disfrutado mucho con la voz original. Ha caído en picado, pero no desparrama sus vísceras por la acera. Rebota, el tío. Sube de nuevo, coge a Bardem y a Pe y hace un pelotazo de mentira. De mentira de la buena, buena. En fin. Que le queremos. Abrazos,my friend. A ver si mañana Sábado tengo un rato (creo que yes) y te llamo al fijo. Ok ?

  2. Me fascina de él el que afirme que el amor existe pero que merece la pena agotar tu tiempo buscandolo. Desde su «incidente» con Mia Farrow se ha convertido en un cínico triste. Sólo parece ser feliz cuando toca el clarinete con los tipos de su banda. Sin embargo no ha perdido su voracidad verbal pese a que en España se le suela escuchar doblado. No sé si sabes que cuándo murió Miguel Ángel Valdivieso, su doblador desde siempre, envió una nota de condolencias a su familia. Llevaba años asegurando que nadie le había doblado como él. Era como escucharse a sí mismo en otro idioma. El actual, Joan Pera, es muy bueno también. Tanto como Valdivieso. Woody le escuchó y alucinó: «soy yo», dijo. Es él pero no es. Luego le ofreció un cameo en «Vicky, Cristina, Barcelona». Cosas que pasan.

    Si puedes llamar entre las cinco y las seis de la tarde de lo agradeceré, Emilio. Estaré toda la mañana y toda la noche fuera.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s