Lección número 13…

En un episodio de “Locos Furiosos” (aquella serie satírica britanica con tanta mala leche), Griff Rhys Jones le contaba a una cámara lo feliz que era porque aquel día no le habían agredido sus alumnos. Entonces se le acercaba su eterno compañero Mel Smith para apostillar: “Siempre fui una gran decepción para mis padres. Pero al menos no soy maestro”.

El tópico sugiere que las aulas son salvajes, los alumnos perezosos, los padres ausentes y los profesores indolentes. Generalizar no es nada bueno y hacer caso de los tópicos menos aún. Pero lo cierto es que el sistema no funciona. Múltiples leyes educativas, ministros ineptos y mucha incomprensión entre aquellos que forman la base han dejado un legado difícil de solucionar para los que vienen detrás.

Puede que la televisión lo haya hecho con más tino: “Vida de Estudiante”, “Boston Public”, incluso el inenarrable colegio que aparece en “Los Simpson”, pero el cine se ha asomado con frecuencia a las aulas. Hay pocas profesiones equiparables a la enseñanza. Forjar a la persona es todo un reto (un hermoso reto) cuya responsabilidad con frecuencia carga de un sólo lado…

LECCIONES INOLVIDABLES

Dirigida por Ramón Menéndez en 1988, el drama estudiantil “Stand and Deliver” cuenta la historia real de un profesor de matemáticas empeñado en que sus alumnos de un barrio pobre de la perifera Angelina recuperen el orgullo perdido antes de nacer. Se enfrentará al sistema, a los embarazos precoces y a los padres de unos chicos condenados a ganarse a la vida entre escombros.

El compromiso elevado a su máxima potencia. Una bella quimera sobre el esfuerzo vano convertido en la razón de la existencia de su abnegado protagonista interpretado ejemplarmente por Edward James Olmos.

PROFESORES DE HOY

Tan absurdo título en castellano cuenta la historia de un grupo de profesores de un instituto enfrentados a sus superiores por su excesiva afición de aprobar a sus alumnos pese a que muchos de ellos ni siquieran saber leer ni escribir.

Salvaje y efectista acercamiento al mundo de la enseñanza pública de la mano de Arthur Hiller. Le sobra pose y le falta rigor. Eso sí, a Nick Nolte le faltó poco para comerse la cámara de un bocado. Que intensidad, Dios…

ADIÓS MR. CHIPS

Noltálgico recorrido a través de la vida de un joven e ilusionado profesor desde su primer día como maestro en un rígida escuela britanica. La escena en la que muchos de sus ex-alumnos le riden emocionado tributo a un anciano Mr. Chips que se jubila sigue removiendo mis entrañas.

Sam Wood dirigió esta maravilla en 1941.

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS

Hace años, en un documental de la BBC, le escuché decir a un profesor negro lo mucho que le dolía verse obligado a forjar más ladrillos para el muro. Para él, nacido en una barriada pobre, todo había sido difícil desde que nació, de modo que se identificaba con aquellos chicos condenados antes de nacer. En un momento dado, miró a la cámara y se preguntó de qué servía estimular a unos críos para los que los políticos ya había decidido un destino.

El profesor Keating (Robin Williams) llegó a un estricto internado de Nueva Inglaterra con ideas nuevas dispuestas para sacar la humanidad de sus alumnos y enterrar lo mecánico de sus vidas hasta entonces. Les animó a fundar El Club de los Poetas Muertos. Santuario en el que leerían y conocerían al sexo opuesto sin muros ni trabas. Inculcó en ellos el sentido de la responsabilidad al hacerles ver que el mañana siempre es el hoy y que el pasado se renueva continuamente. Y supo ver que había varios alumnos con una sensibilidad especial pero no permitió que se aventajasen del resto.

Utopía existe. Sólo hay que escarbar.

FAMA

Si algo le pone a ese bendito tramposo llamado Alan Parker es hacer creer al espectador que todo marcha bien para demostrarle que está equivocado. Los efectismos (tramposos, por supuesto) son marca de la casa, Parker no sabe rodar de otro modo. Y el resultado fue más que satisfactorio. Al menos, infinitamente superior a la popular serie que nació de la película.

Las historias de un grupo de alumnos de la Escuela de Arte Dramático de Nueva York se entrecruzan durante los cuatro años de aprendizaje. Una chica superprotegida que experimenta por primera vez la libertad, un tipo gay consumido por la culpa, un macarra con buen fondo, un tipo marginal que busca escapar de su destino… y en medio un grupo de profesores empeñados en sacar lo mejor de ellos.

REBELIÓN EN LAS AULAS

Blandorra exposición sobre la peripecia de un profesor negro en un instituto problemático de los suburbios de Londres. Los años han convertido el supuesto aspecto amenazador de los alumnos en una parodia. Los diálogos son alucinógenos. Y Sidney Poitier está más pendiente de lucir que de dar credibilidad a la historia. Si se pide poco obtendrás poco. Olvidable clásico del mainstream más puro.

MENTES PELIGROSAS

En realidad lo único peligroso de esta bochornosa cinta es verla. Ridículo vehículo perpetrado para el lucimiento de la Pfeiffer (su rostro perfecto aparece en cada escena, en cada plano) en la que encarna a una ex-marine reconvertida en profesora de un instituto situado en (adivinenlo) los suburbios de Los Angeles. El horror, el horror que diría Kurtz.

IF

En 1972 una prestigiosa publicación cinéfila quiso recopilar las cien mejores películas de todos los tiempos. Para ello recurrió a directores, actores, directores de fotografía… Entre ellos se encontraba Lyndsay Anderson, crítico de prestigo y director de “If”. De hecho, “If” figuraba en la lista con un único voto, voto que se entregó a sí mismo Anderson.

Egolatrías al margen, la película funcionó en su día como un alegato necesario para cambiar el orden de las cosas. Su lema: “Un hombre puede cambiar el mundo con un bala en el lugar correcto” removió conciencias durante los meses posteriores al estreno de la película. Luego pasó al olvido y los años se encargaron de enterrarla. Vista hoy día provoca hilaridad. Eso sí, Malcolm McDowell está soberbio en el papel de díscolo alumno de una reputada escuela privada inglesa.

HALF NELSON

Cuando la vida descubre tu lado más frágil te golpea sin piedad. Que se lo digan a Dan (Ryan Gosling), brillante profesor de un instituto neoyorkino al que el abandono de su novia sirve de pistoletazo a una carrera autodestructiva que no parece tener fin. Por una vez será una de sus alumnas (que tanto le admira), la encargada de hacerle ver que la única derrota es el olvido. Memorable, en tan irregular cinta, es el momento en el que la amiga de una ex-alumna recuerda al profesor que cambió su vida mientras comparte la barra de un bar con Dan. Las drogas, el alcohol y el sexo ocasional con mujeres tan desarraigadas como él mismo desembocarán en una inevitable catarsis. La vida como un sueño ocre.

CONTRA CORRIENTE

Una joven profesora (Sandy Dennis) se hace cargo de una clase de inadaptados sin futuro. Se burlarán de ella, la humillarán e incluso sufrirá alguna agresión. Pero ello no hará que su voluntad se quiebre. Su físico es frágil pero si la tumban volverá a levantarse. Todo sea en beneficio de quienes ni siquiera son conscientes de que no están solos.

Sentida alegoría dirigida por Robert Mulligan sobre la voluntad y el sacrificio. Memorable Sandy Dennis en el papel de voluntariosa e inquebrantable profesora. La cuestión en este caso no consistía en formar sino en concienciar. Misión cumplida. Muy recomendable cinta.

CHEATERS

Un prometedor profesor de instituto (Jeff Daniels) cede ante las exigencias del sistema. Para conseguir sus objetivos no tendrá escrúpulos en hacer trampas si son sus estudiantes los beneficiados.

“Cuando veis a un tipo bajito y feo con una chica escultural, ¿qué pensais? ¿Que es un tipo honrado o que es un triunfador?. Para triunfar es necesario destruir a tu rival. Entonces tendrás a la chica bonita”

La justicia rara vez se muestra. Poco conocida y muy recomendable película sobre jerarquías y sistemas inamovibles.

PROFESOR HOLLAND

Incofesado remake de “Adiós Mr. Chips” en el que Richard Dreyfuss da vida a un profesor de música a lo largo de su vida en un destartalado instituto.

Sensiblera historia de posibilidades logrables en la que se sigue la trayectoria de un profesor a lo largo de su vida profesional. Numerosos reveses personales y sentimentales; alumnas colgadas de él; alumnos colgados en el éter; complicaciones… la vida en suma. Stephen Herek dirigió una muy mejorable historia de abnegada dedicación en pos del éxito. Y el éxito no tiene porqué ser material. De hecho, no debe serlo y Herek (tan asesinable siempre) debería saberlo.

ESCUELA DE JÓVENES ASESINOS

Su título original, “Heathers”, dice más de sus nada disimuladas intenciones que el penoso título hispano.

En una High School no demasiado elitista, un grupo de pijas comete todo tipo de vejaciones sobre el resto de su limitado mundo. Ellas creen que lo valen y que los vejados han nacido para servirlas. Y así será hasta que aparezca un tipo (Christian Slater) dispuesto a impartir su particular justicia.

Las jerarquías que gobiernan el mundo estudiantil satirizadas de modo sangrante (nunca mejor dicho) en la que quizás sea la mejor película adolescente jamás rodada. Sin compasión…

Y se acabó…

Anuncios

9 pensamientos en “Lección número 13…

  1. jolines, pues dejas el tema muy regular para los que nos dedicamos a esto. o sea, que el cine nos equipara o bien con pobres desgraciados a los que por mucho que nos golpean nos levantamos, o con ex militares, o con gente que se vende al sistema…

    me sublevo entonces. es cierto que nunca en el cine (y menos en las cutre series de televisión que alucinan a mis alumnos/as) se ha visto la historia real. no me canso de decírselo a los que no os habéis dedicado a esto, nunca habréis visto algo parecido. yo al menos nunca hasta que empecé a trabajar. pero aún así es algo que engancha. me encanta lo que hago, y nunca he tenido un modelo a seguir. es el mismo instinto el que te guía, y si lo tienes es que has nacido para esto. lo lamentable es que hay muchos que no lo tienen y siguen ahí, por lo conveniente del puesto. eso es contra lo que hay que luchar.

    no me hagas hablar más porque es el tema que más me hace enrollarme del mundo. el sistema educativo es una mierda, no funciona, no es normal, y si creen que el problema se soluciona facilitando que aunténticos ignorantes se lleven un título que no se merecen, y castigando a los profesores que se lo curran (favoreciendo en cambio a aquellos que se tocan las narices pero hacen los deberes muy bien) se están equivocando. si la educación fracasa, todo se va a pique. lo malo es que pocos se dan cuenta.

    argh, qué frustrante me parece todo a veces. argh repito.

  2. Hablo solamente de las que ví. Adiós Mr. Chips me pareció uno de los musicales mas hermosos que he visto hasta ahora, donde ambos protagonistas se lucen en este inolvidable film.
    Luego La Sociedad de los Poetas Muertos, un film que marcó una época, bien hecho, bien dirigido con actuaciones memorables.
    FAMA, otro musical que hizo historia, que según vos, Parker es lo único que sabe hacer, no estoy de acuerdo, pero si es así, lo hace muy bien.
    En la que no estoy de acuerdo para nada con vos es Mentes Peligrosas, no es una gran película pero cumple con el cometido que debe tener el cine, y es entretener, y a mí me entretuvo.

    Un abrazo y te espero en mi blog.

  3. Bueno, Laura, ya sabes que el tremendismo vende más y mejor. De todos modos, algunas de las películas que cito están basadas en hechos reales (la ex-marine, per example). El cine (sobree todo el americano) suele denunciar la situación de abandono de la enseñanza pública de su país. Lo peor, es que muchos institutos españoles cada día se parecen más a los que vemos en las películas.

    Mi visión siempre fue la del alumno y ahora, desde fuera, no tengo los argumentos que tenéis tú o Emilio. Conoces el sistema mucho mejor que yo, pero sobre lo que no cabe duda es de que si la educación fracasa todo se hunde, tienes toda la razón. Sin formación (humana sobre todo) no queda nada. Por eso es difícil de entender tanto cambio de ley educativa. La politización del sistema es cada día más acusado.

    Tengo en la memoria a dos profesores. El que me dio clase en 4º de EGB y mi profesora de literatura del instituto (especialmente de ella). Era muy joven, recién licenciada. Recuerdo que para llegar a clase tenía que coger trenes y autobuses. Tardaba dos horas en llegar y otras dos en regresar a su casa. Y nunca se quejó. Todo lo contrario, se la veía feliz cuando nos tenía enfrente. Todo el mundo guarda la memoria de un profesor de su infancia o adolescencia. Hay pocas profesiones que se puedan comparar a la enseñanza. Te envidio (a ti y a Emilio), de veras que sí.

    Stanley Kowalski, qué tremebundo y cinéfilo nombre. Mala bestia que era.

    Hombre, te diré que la versión dirigida por Sam Wood de “Adiós, Mr. Chips” no es musical. El remake musical (con Petula Clark, Dios) es muy posterior y no estaba mal aunque prefiero el original. “Fama” me gusta, pero no me refería a que Alan Parker sepa rodar musicales únicamente, sino a que abusa del efectismo por sistema. Y bueno, “Mentes Peligrosas” me parece un espanto. Entretenerme no me entretuvo, pero cabrearme…

    Un abrazo y espero que tu blog no sea Google. Es el lugar al que me lleva tu enlace.

  4. Permíteme que te corone con la guinda franchute, que los gabachos con lo de la enseñanza lo han bordado. Primero, evidentemente, los mejores planos de una clase que haya podido ver, los que rodó Truffaut para LOS 400 GOLPES; cambio de edades con la sobrecogedora HOY EMPIEZA TODO, localizada alrededor de una guardería suburbial; la precursora CERO EN CONDUCTA y, terminando, la recientísima LA CLASE, que aún no he podido ver pero que tiene una pinta buenísima…

  5. Iba a mencionar “Hoy empieza todo” pero se me adelantó dvd,añado una peli que está todavía en los cines, la alemana “La Ola”donde también hay alumn@s y profesor contestatario, y en mi opinión,es digna de proyectarla en plan video-foum con grupos de adolescentes.

  6. Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos…
    Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
    Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
    Se plantea un modelo de enseñanza que se basa en descubrir la fuerza interior.
    Hoy puede ser ciencia ficción…tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar…hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
    Carlos González
    P.D Mi blog es: http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar en mi blog

  7. Queridos amigos: Os invito a compartir un vídeo, que fue filmado en mi intervención en el encuentro de educadores que tuvo lugar en Barcelona, con motivo de los talleres dirigidos por Noemi Paymal sobre Pedagogía 3000. Su título es “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón”. A ver qué os parece…
    La dirección para acceder a él es: 

      Felices encuentros. Un cordial abrazo
                                          Carlos González
     P.D  Temática del vídeo:
    ¿Cómo puede un maestro empoderar a sus alumnos? O lo que es lo mismo:
    ¿Dónde está nuestro poder para cambiar las cosas que no nos gustan, para cumplir nuestros sueños….? ¿Por qué no podemos aplicar todo lo que hemos aprendido en seminarios y talleres? ¿Qué nos impide como educadores enseñar de otra manera? ¿Qué pasa con nuestro valor…? ¿A qué tememos y por qué…?
    No existe la cobardía, sino los obstáculos al valor
    Esos obstáculos están en nuestras creencias, muchas veces invisibles para nosotros mismos. Reconocerlas y saber jugar con ellas es la clave para ceder el poder al corazón, y conseguir el empoderamiento de nuestros alumnos o hijos.
    Para más información:
     ladanzadelavida12.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s