Dice K. que el que escribe lo hace para una chica, y cuando la chica enmudece entonces comienza a hacerlo para sí mismo. Dice Emilio que escribimos para ser leídos. Decía un alumno de C. S. Lewis que escribimos para saber que no estamos solos. Todos tienen razón, supongo. Pienso que el que escribe se expone. Presenta lo que tiene dentro,  su alma y sus anhelos (no siempre, desde luego).

Ayer un conocido me dijo que cuando le hablo le incomodo. Le pregunté por qué y me contestó que al hablar no tengo tabúes y eso no es natural, no es social. “¿Por qué me hablas de amor y de sentimientos y de toda esa mierda?” Le dije que mi vida ha sido una continua cuesta arriba, especialmente el último año. Que sí, que he conocido a varias personas especiales que allanaron el camino. Al menos tres de ellas mágicas. Al menos una de ellas muy especial. Y todas me han faltado cuando más las he necesitado. Y tal vez el problema sea mío. Le dije que no me gusta que me digan que soy una buena persona y rió. A todo el mundo le gusta que le digan algo así pero a mí no. Me suena a condescendiente, a paternalista, a falso.

Se despidió de mí diciendome: “Te guste o no oírlo eres una buena persona”.

“Y tú un cabrón”, le dije. Y volvió a reír…

Y estoy agotado desde hace días. Y no tengo tiempo. Y me duele la cabeza y me duelen las rodillas. Y el mordisco del perro se ha hecho notar con el paso de los días (menuda boca tiene el muy cabrón). Y la hecho de menos más que nunca…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s