Amor Asimétrico…

El amor es asimétrico o no es. Lo complementario suele ser sinónimo de conveniencia, lo que le distancia del amor puro, apasionado y real. Y quizás esa opción sea la mejor, no lo niego, aunque lo complementario siempre me fue ajeno.

Recuerdo aquella frase que pronunció Anthony Quinn cuando conocío a su última esposa (muchas décadas más joven que él): “La quiero porque ella vio que yo aún tenía semilla”. La profunda humanidad de Quinn no oculta la época a la que pertenece ni las virtudes que él presumía debía tener un hombre. Aunque en el fondo tenía razón: es la función reproductiva la que hace que sea una persona u otra la elegida. La naturaleza siempre gana. Hace años vi un documental de la BBC en el que se trataba de comprender la mecánica del amor. Los resultados fueron concluyentes: a ellas les atrae el olor corporal de ellos  (por lo visto les retrotrae a sus padres) y su capacidad para engendrar y ser buenos padres. A ellos la longitud de las caderas de ellas les indica su nivel de fertilidad. Pero había un importante porcentaje (sobre un 15 %)  cuya reacción no fue computable.

Lo asimétrico tiene infinidad de lecturas: blancos se enamoran de negros, ricos de pobres, viejos de jóvenes… Y he decidido quedarme con esta última opción de entre todas las posibles. Es para ellos, para los no computables que no entienden de porcentajes y químicas reproductivas, para quienes va dedicado este posteo asimétrico de cine…

INOCENCIA REBELDE

“Lawn dogs” cuenta la historia de dos almas comunes (un jardinero veintiañero y una niña de diez años) atrapados por la dictadura del tiempo. Se sienten bien el uno junto al otro y así aprovechan (sobre todo ella) cada segundo que arañan a su rutina para gastarlo juntos. A ella no le importa que él lleve chicas a su caravana de vez en cuando, su atracción no es física. Lo que ella quiere es compartir sueños de lo que vendrá con él y ver cómo la vida pasa desde el techo de una furgoneta a su lado. Y así será hasta que los padres de la niña decidan que todo acabó.

Quebrado alegado en favor de la inocencia de John Duigan. Bellísima película a recuperar por las legiones que la ignoraron en su día.

LEÓN, EL PROFESIONAL

Lo último que necesitaba León (Jean Reno), ético asesino profesional (aunque suene contradictorio), era que una niña (Natalie Portman) se adosase a su vida nómada. Pero pasó y él terminó por apreciarla y después quererla. Y tal vez Gary Oldman no merecía morir (estaba demasiado desquiciado para merecerlo), pero debía elegir entre su niña y un poli loco que le perseguía obsesivamente. No había color, claro.

Luc Besson dirigió esta cinta plagada de tics y efectismos marca de la casa. Y a pesar de todo le salió bien. A veces pasa…

HAROLD Y MAUDE

Harold (Bud Cort), un adolescente suicida obsesionado con la muerte, conoce un día a Maude (Ruth Gordon), una anciana a la que no le queda más remedio que pensar en lo que se le viene encima. Les gusta asistir a entierros de gente ajena y fantasear con lo que ocurrirá cuando ellos ya no estén. Tenían que enamorarse. Que ella rondase los setenta años y él los veinte era lo de menos, el tiempo no iba a impedir que dos almas gemelas bagando por el azul se reuniesen. No estuvieron mucho tiempo juntos ¿y qué? Se sentieron bien mientras duró, lo demás sobra.

Mágica película dirigida por Hal Ashby alabada por la crítica de su tiempo y prácticamente olvidada hoy. Verla con frecuencia previene el envilecimiento.

BEAUTIFUL GIRLS

El treintiañero Willie (Timothy Hutton) conoce casualmente a Marty (Natalie Portman) durante una visita a su alienado padre y a su no menos alucinado hermano. La crisis de los treinta le tiene acogotado: piensa en cambiar su plan de ruta, en que tal vez la relación que mantiene desde hace años con Tracy (Annabeth Gish) sea un error, en que las noches etílicas con los amigos pasan pero el camino sigue ahí. Y por momentos pensará en que tal vez pudiese esperar a que Marty cumpla los dieciocho años, porque sinceramente piensa que nunca ha conocido a nadie como a esa chica de trece años que flirtea con él y se burla de su modo de coger una pala.

Ted Demme dirigió esta absoluta maravilla en 1996. Nunca antes se había plasmado en celuloide la crisis generacional de mejor modo.

PRIMAVERA EN OTOÑO

Breezy (Kay Lenz), una joven hippie de poco más de veinte años, se cruza en la vida del sextuagenario Frank (William Holden) en su momento más crítico. Frank piensa que ya no le quedan motivos para vivir. Es viejo, está cansado y ninguna mujer verá en él más que a un anciano. Su breve relación enriquecerá a ambos. Ella sabrá de primera mano que hay algo más ahí fuera y el que el amor puede funcionar en diferentes espectros. Él se verá renacido (“aún queda algo en el sótano”, que diría Rocky Balboa) el tiempo suficiente para comprender que lo que das (no material) es lo que eres.

El tío Clint (Eastwood) en su estado más lírico, ideó y dirigió “Primavera en Otoño” como homenaje a una persona muy querida por él que se hallaba en plena efervescencia intergeneracional. Pura poesía previa a “El Jinete Pálido”, “Cazador Blanco, Corazón Negro” o “Bird”, cuando la crítica más sesuda le seguía considerando un seminazi.

Y fin…

Anuncios

6 pensamientos en “Amor Asimétrico…

  1. sobre las películas, león y beautiful girls son dos de mis preferidas, y las otras no las he visto (argh), pero me has hecho pensar con eso de que “el amor es asimétrico o no lo es”.

    no sé, lo complicado ya no es tan deseable o romántico como solía ser. todo está etiquetado, ya sea pederastia o aprovechamiento, es difícil creer en nada puro. a mi al menos me cuesta, y mira que soy pava…

    es curioso que me hagas pensar tanto. ya pocos lo consiguen. hoy me voy a dormir recordando el amor asimétrico de jean reno y natalie portman, que mira que me gusta esa peli.

    gudnait.

  2. Es que lo creo sinceramente. Creo que el amor es siempre asimétrico, y eso no quiere decir que tengas que enamorarte de una niña de catorce años. Quiero decir que la diferencia (de caracteres casi siempre) te hace mejor. Aquello de los opuestos se atraen es una frase hecha muy certera.

    Todo está etiquetado, es cierto. Queda poco margen para la inocencia, pero quiero creer que existe, por mucho que la realidad te llame al orden cada vez que tus pies se despegan del suelo.

    Me halaga que me digas que te hago pensar. No provoco esa influencia en mucha gente (a veces creo que ni me escuchan). Lo que es seguro es que tus sueños con León y su niña-aprendiz serán insuperables. A ver si consigo tener un sueño parecido, que últimamente duermo poco y sueño menos.

    Felices sueños, Laura.

  3. Y a mí. Es una película crepuscular casi perfecta. Y fíjate, pero Kay Lenz siempre me pareció una chica más carnal que triste. Está perfecta como la Brezzy del título. Con un marcado punto de tristeza, cierto.

  4. pero entonces si todo esto fuese real del amor asimetrico entonces como podemos decir que esto es realmente puro o no lo es ..donde queda eso de almas gemelas? ….. en si esto del amor asimetrico me parece que lei algo en los dialogos de platon no recuerdo en que parte pero ahi viene algo de esto …………… solamente espero que la persona que hice muy a mi forma pueda regresar a mi lado por que si concluimos que todo esto es verdadero tendre como conclucion que no volvera por que somos muy parecidos haber si aplica esta otra regla de que siempre hay una excepcion ….. y tambien estoy en lo mismo no puedo dormir y si lo hago no logro recordar mis sueños o no se si todo esto que vivo es un sueño y espero despertar de esto muy pronto ….igual y no analize muy bien tu escrito o no me supe explicar perdon pero me resaltan muchas cosas en la mente que no puedo ordenarlas pero me gusta tu reflexion ……………suerte!!!
    .

    • En realidad el amor es una materia ignota. Ni conocemos sus reglas ni lo sentimos igual. La única certeza es que el amor realmente puro nunca es egoísta. De serlo hablaríamos de otra cosa: obsesión, fijación, etc… Al menos así lo siento yo. El resto son teorías lanzadas hace mucho tiempo que se mantienen inalterables de algún modo, al tiempo que se han desarrollado a través de la experiencia. No sé lo que es el amor, nadie lo sabe, pero intuyo que es asimétrico. Igual se trata de otra cosa y son las almas gemelas las que llevan la razón o no. Lo complementario no tiene porqué ser igual en la forma.

      Suerte para ti y gracias por el comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s