Pequeña…

La pequeña Miss Sunshine fue la primera (que no la única) en abrazar la decepción de su hermano. Lo importante no es tener a alguien. Lo importante es tener a alguien que te quiera y que comparta contigo lo bueno y especialmente lo malo. Es cuando más falta te hará que alguien pose su cabeza en tu hombro.

Anuncios

5 pensamientos en “Pequeña…

  1. Tienes toda la razón. Y también ser conscientes del privilegio que es tener a alguien así, y comportarse de forma que nosotros mismos podamos ser ese alguien para otra persona.

  2. Eso es aún más importante, Ulyanov, ser consciente de lo que se tiene y de lo que muchos carecen. Te ayuda a ver las cosas y a las personas de otro modo. Insisto, suerte tienes (y con seguridad la mereces) de tener a alguien incondicionalmente a tu lado.

    Sí que fue un bonito gesto. Ser partícipe de la decepción de alguien querido es una prueba de amor difícilmente superable. Como dije hace casi un año, aguanta (y mejora, de hecho) dos visionados y seguramente veinte. Te encantará volver a verla, Amaya.

  3. Es didáctica. Hay cine didáctico, claro. Es una de esas películas con las que compartes cosas mucho más importantes que declararte amante del cine. Amar el cine es un acto egoísta. Como leer. Como pasear. El cine, aparte de entretener, forma, moldea, incita, obliga a ser de una determinada manera. Esa película, en estos tiempos de vaguedades y fruslerías, imprime carácter. Da vigor. Lo que cuenta es (sencillamente) cercano, íntimo, aunque no todos tengamos un familiar homosexual, libresco y suicida ni nuestro abuela sea un toxicómano de inclinaciones lúbricas. El personaje de la esposa es ejemplar. El del marido, tierno. La niña es uno de los que están más pulcra y emotivamente escritos de los últimos que yo haya podido ver en una pantalla, si bien hay que indicar que veo cada vez (!!!) menos cine. Y el hermano perdido, oculto en su yo machacado, es Messi. No es que se parezca al formidable delantero culé: es que yo creo que es el propio Lionel. En serio.

  4. Es fantástica y es didáctica, es verdad. La familia (incluyo en este apartado a los amigos incondicionales) nunca te fallará. Si necesitas un empujon allí estarán ellos y si deben hacer el ridículo contigo bailando en un escenario, pues nada, para eso estamos. Y da igual tener un abuelo pornógrafo pasado de rosca, un tío filósofo con tendencias suicidas, un padre fracasado que sueña con el éxito finaciero, una madre abnegada y un hermano daltónico siempre deprimido. Lo importante es que estarán ahí siempre, y eso no es poco.

    Sí que se parece a Messi, sí. Ignoro si ese parecido va más allá de su físico. De ser así, menudo crack.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s