Ayer, hoy y siempre…

“An affair to remember” envejece y lo hace a ritmo alarmante según críticos y los dominicales de los periódicos. Como lo hace el cine de su creador, Leo McCarey, virulento cazarojos en su vida personal, dotado de un talento poco frecuente en la profesional que le convirtió en uno de los grandes pioneros de esta historia.

Anuncios

10 pensamientos en “Ayer, hoy y siempre…

  1. El faro cierra ? Qué cuentas, hombre ? Once visitas, cien, doscientas quince, pero importan los fijos, los que miran a diario las palabras, y ahí (en ese rincón de amigos) la nueva Antártida es una casa para muchos. Un pequeño hogar en el limbo. Ya hablaremos, y hablar no consiste en que yo trate de convencerte de nada porque ya sabemos que nos movemos en edades en las que uno debe saber lo que hace, claro. Voy a escribirlo otra vez: el faro cierra ? Y la luz ?

  2. ¿Por un casual has leído la frase del gran Hank que sirve de introducción a mi blog? ¿Cómo habría llegado yo a compartir letras contigo después de veinticinco años escribiendo en cuadernos (primero de dos rayas, luego de cuadros) cuya existencia sólo yo conocía si me hubiese desanimado? Ah, y… supongo que conoces la biografía de Kafka. A ese sí que no lo leía nadie. Creo que eres muy bueno captando sentimientos sin caer en la sensiblería… no está mal ¿eh?

  3. Cuestiones personales, Emilio. Y contra eso no se puede luchar. Nunca me importaron las visitas que recibe este antro, siempre fueron pocas, pero mi situación anímica (me rompo cada día más) y las circunstancias personales mandan. Y si mediado enero esto se pausa, me gustaría que los que lo visitan alguna vez supieran que no es por desidia sino por otras razones.

    Eh, no te enfades, Laura. Puede que el milagro se obre. Quedan quince días ¿quién sabe?

    La he leído, y he leído los posteos que me he perdido en los últimos días, dvd. El alma tiene difícil cura, ya lo sabes (y Chinaski lo sabía), pero serán razones poderosas las que tumben este invento. Y ya digo que pueden ocurrir cosas, aunque no espero que ocurran. Además, comentaré y postearé mientras pueda, por supuesto. A Kafka no le leyó ni Dios. Y Pessoa sólo publico un libro en vida. Que me lean o no es algo me trae sin cuidado. Adoro tu ciudad, por cierto, nunca te lo he dicho. Me sentí extraño la primera vez que la pisé, pero después es como si siempre hubiese estado en sus calles y parques. Y la calle Sierpes, que visité en otra oportunidad. Afortunado eres por vivir allí, cosa que sabes.

  4. Comprendo perfectamente tus motivos. Pero reencontrar tus palabras ha sido de lo mejor en cuanto a blogs que me ha traído el 2008. Lo sentiré muchísimo si te vas. Preferiría que no fuese así, desde luego, porque además eso significaría que te encontrarías mejor. Un saludo con todo el afecto y la gratitud de un lector del norte.

  5. Durará como mínimo quince días más, luego no lo sé. No depende de mí. Las circunstancias y el ánimo, ya sabes. Ojalá pueda dar la lata durante algún tiempo más. Pienso quedarme por aquí mientras pueda, descuida. Por cierto, haber hablado antes, hombre. Y no olvides enviarme una contraseña para poder ver lo que esconde tu blog.

  6. Bueno, bueno, ya leí la entrada. Digo yo que el diálogo te lo sabes de memoria y no lo has transcrito, porque según mi versión de dvd y vhs faltan algunas cositas, jaja, da igual.

    Siempre tendremos que enfrentarnos a las etiquetas que nuestra sociedad cuelga de cada cosa. Lo más fácil es separarlas en películas para chicas y para chicos. A mí me da igual, yo solo sé que esta película me encanta y que cualquier persona del sexo masculino que sepa ver algo más en ella que una “peli para chicas” ya gana unos cuantos puntos para que me caiga bien y me agrade. Más que nada porque demuestra una sensibilidad bastante más desarrollada que la de la media y que sabe ver más allá de una historia romántica al uso.

    “Tú y yo” no envejecerá nunca para los que sabemos verla como yo creo que hay que verla, como no lo hará la de 1939 ni la mayoría del cine clásico. Envejecerá en aspecto, como lo hará todo irremediablemente, pero la historia será siempre contemporánea. Las formas pueden envejecer, la raíz no.

    PD: y el mantón era de la abuela, no de la madre 🙂

  7. Cierto, cierto, el chal era de la abuela. Lo corrijo de inmediato, aunque total, nadie lo va a leer. Lo que te puedo asegurar es que me pasé media hora transcribiendo los diálogos de la copia que guardo grabada desde hace tropecientos años. Está todo, creo, aunque no me sorprendería que faltase algún fragmento (mi despiste es congénito). En cualquier caso, el que varíe con respecto a otras versiones no me extraña. Recuerdo que cuando transcribí el diálogo final de Cyrano la versión doblada no tenía mucho que ver con la original.

    Eso de las etiquetas lo llevo fatal. Leo McCarey era cualquier cosa menos un tipo sentimental (al menos aparentemente) y fíjate en su filmografía. Los pelos como escarpias se me pusieron cuando escuché a alguien muy cercano definir “Desayuno con Diamantes” como una peli para chicas.

  8. Jejeje, la filmo de McCarey, en algunos puntos, es para echarse a llorar (de sentimentalismo, digo). Alguien que es capaz de escribir esta historia te aseguro que es, cuanto menos, sensible. Ya no sé si sentimental.

    A mí con “Desayuno con diamantes” me dijeron (una chica, además) que “pelis de esas yo no veo”. Y yo contesté “¿De cuáles?” 😛 Lo que hay que aguantar…

    Vaya usté a saber cuántos doblajes de “Tú yo yo” hay, por otro lado. Los míos de vhs y dvd son iguales. De todas maneras, me faltaron palabras por ahí, no frases ni significados.

    🙂

  9. Hombre, McCarey tenía una sensibilidad fuera de lo común, por mucho que él se empeñase en enmascararla de cara a los demás.

    El tema de los doblajes múltiples es de traca, pero no te pierdas los subtitulajes cambiantes en función del país. Vi, no hace mucho tiempo, una película subtitulada en los States (el dvd es de allí) y te juro que parecía otra a la que yo vi años atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s