La Película que Veré en Nochebuena…

Bueno, soy terriblemente despistado. Como el Ed Begley Jr. de “El Turista Accidental”, necesito de un mapa para ir a comprar el pan. He llegado a tropezarme con personas muy queridas sin darme cuenta, algo que algunos consideran encantador y a lo que yo llamo estar en las nubes.

El viernes caminé durante casi una hora para llegar cerca de la Plaza Mayor y buscar una tienda de vinos. Compré un chianti no demasiado caro por no ir con las manos vacías a casa de mi hermana pequeña a la cena de Navidad a la que he sido invitado. La dependienta bromeó sobre la forma de la botella y me dedicó un sincero “feliz navidad”… Feliz Navidad, sí. Mi hermana me ofreció participar de la especie de fiesta que tiene programada antes de la cena con varios amigos pero lo rechacé. Me sentiría extraño entre gente que no conozco.

El plan parece ya trazado, volveré a casa sobre las once u once y media y veré una película. El día siguiente será agitado: debo visitar a cinco personas (y para al menos dos de ellas será la única visita que recibirán ese día). Disimularé y trataré de hablar de cuestiones triviales. Algo así distrae la atención del que escucha y la mía propia.

Y en nochebuena me saldré del mapa ya fijado y no veré “Qué Bello es Vivir”. He decidido ver “Love Affair”, el remake maldito de “Tú y Yo”.

Hay pocos directores tan injustamente tratados como Glen Gordon Caron. Su más notable película hasta “Love Affair” fue “Wildfire”. Una historia de hermanos pirómanos convertidos en bomberos al llegar a la madurez. Ambos se enamoran de la misma chica (Debra Winger) y ella, aunque se decide por uno de ellos, mantiene su atención en el otro. Una preciosa historia de amor con escena memorables como aquella en la que el cuerpo de bomberos al unísono le canta a capella a la única chica del grupo.

“Love Affair” es un muy estimable remake de la obra maestra dirigida por Leo McCarey décadas antes. Su gestación se debe por entero a Warren Beatty…

“Quise hacer esta película por ella (Annette Bening). No creía que algo así fuese posible hasta que la conocí”

Baboseos románticos al margen, la película es excelente pese a los múltiples palos que recibió en su día. Los detalles con los que puebla la pantalla su director son infinitos: el modo en el que llena de fotografías el piano de la madre de Mike Gambril (es una vida consumida y llena de recuerdos), la nieve que cae sin caer el día de Navidad, la forma en que Mike toca a Terry… con tanta delicadeza, como si temiera romperla pero sin dejar de poder hacerlo, el cartel original en el que los protagonistas se besan sin que se vean sus labios…

Caron respeta el original (que es un remake a su vez) pero dota de entidad a su propia obra. Fue la última película en la que apareció Katie Hepburn. Dicen que exigió ser incluída en el cartel de la película. Dicen… Incluso Ray Charles aparece cantado en la escena del teatro en la que se reencuentran tras meses sin saber el uno del otro. El cantante no exigió, consideró un honor que pensasen en él para tan breve plano.

Se recurrió a Ennio Morricone para adaptar la banda sonora compuesta en su día por Hugo Friedhofer. Los resultados fueron estremecedores. La escena en la que visitan a la abuela de Mike y su intepretación al piano es interrumpida por un reloj es bellísima…

Feliz Navidad para todos cuantos visitan este lugar. Sean felices…


Anuncios

5 pensamientos en “La Película que Veré en Nochebuena…

  1. Y a ti, my friend. Que tengas días felices en tu suburbia, que te abrace el júbilo, aunque sea un instante y te extrañe su confort antiguo, que el tiempo, que es un juez cabrón y escribe con palabras caprichosas las vidas que no le pertenecen, te de desparpajo y alegría para que el 2.009 fluya como chianti en un vaso largo mientras suena spread a little happiness, una canción perfecta para navidad, tal vez la mejor de las posibles canciones a las que uno puede acudir para que la navidad sea un espacio íntimo de felicidad doméstica y no un escaparate o una oferta de ikea o un inventario de tópicos. De tópicos estamos hasta los mismos coj. En otro orden de cosas, anoche (bien tarde) arranqué un libro sobre pescadores, putas, gandules y sabios de arrabal que me está encantado. Abrazos múltiples.

  2. Spread a little happiness, de Sting. No está en ningún disco oficial de Sting. Ni debe. Es una pieza de una peli, cuyo nombre jamás recuerdo y que nunca he visto. Tira de burra, haz algo, yo te la envío si hace falta, pero te hace falta. Y si la conoces, vuelve a ella. Te hará más grande. Hará tu alma más feliz. Eso es de lo que se trata.

  3. Te lo digo aquí porque nunca molesto a nadie con dos mails consecutivos, Emilio. Traté de hablar contigo y cumplir con el ritual estacional, pero no fue posible. A ver cúando puede ser, envíame un mail y me cuentas cuándo te viene bien.

    Me bajaré (ahora mismo, de hecho) la canción que citas, aunque ya sabes que Sting me repele. Como me repelen estos días. Nunca pensé que me afectarían tanto.

    Abrazos múltiples, Emilio. Cuídese mucho y sé feliz, ahora que me tomo un respiro de varios días.

    Tenía la esperanza de que “Cannery Row” te gustase…

  4. Cannery row va muy bien. De hecho, cierro esto y sigo con su lectura. He leído tu e-mail hace poco y tampoco hubiese sido posible por no haber estado en casa en todo el día. Ya te mando e-mail con mi teléfono y todo eso. Mañana será. Buenas noches, my friend. Give sting a chance. Al menos en esta joya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s