A los Desubicados…

Todos tenemos dos vidas, la verdadera, esa que soñamos y la falsa, esa que vivímos. Empiezo a conocerme, ya no existo

Fernando Pessoa

Sá-Carneiro le escribía su creciente desasosiego a Pessoa desde Paris. En ocasiones enviaba varias cartas al día que llegaban a Lisboa salteadas. Pessoa, muy preocupado, trataba de contestar cada misiva según iba llegando. Un “Yo no se vivir” de Pessoa contestaba otro “Me ahoga vivir” de Sá-Carneiro. Cuándo la noticia del suicido de Mário de Sá-Carneiro llega a oídos de Pessoa, éste se rompe. No volvió a ser el mismo después de ser testigo de la caída de un amigo. En sus últimos meses de vida no comía apenas, gastaba todo el dinero que sus amigos introducían distraidamente en sus bolsillos en aguardiente. Murió a los 47 años, por entonces su madre se había hecho cargo de él dados sus numerosos problemas de salud derivados de la cirrosis que él alimentaba.

No soy nada

Nunca seré nada

No puedo querer nada

A parte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo

(…)

Fallé en todo.

Como no hice ningún propósito, tal vez todo fuese nada.

Tabacaria




Anuncios

4 pensamientos en “A los Desubicados…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s