Si el aburrimiento fuera tiña…

Desde hace tiempo suele ocurrir que las primeras películas de los actores que interpretan a James Bond son muy superiores a las que les siguen. Un prometedor comienzo deriva en ambiciosos delirios que alejan a los actores de su personaje. Ocurrió con Timothy Dalton, actor con sólida formación teatral cuyo “007 Alta Tensión” fue un digno debut burdamente empañado por “Licencia para Matar”, triste despedida de la serie para el actor. Pretendió dar carnalidad al personaje y terminó por convertirle en una pantomima. Le ocurrió a Pierce Brosnan, cuyo delirante canto del cisne llegó de la mano de Lee Tamahori y su “Muere otro Día”. También le ocurrió a otros, como a George Lazenby, al que el fracaso de taquilla apartó del papel pese a que su única aportación a la serie, “007 al Servicio Secreto de su Majestad” , tal vez sea una de las mejores películas de Bond a la que el tiempo ha convertido en recomendable rareza. Ahora le ha llegado el turno a Daniel Craig.

Enaltecido por el público y la crítica su primer encuentro con el sextuagenario James Bond, la llegada de Craig pareció insuflar vida nueva a la gastada serie. Se recomponía la humanidad del espía: si le golpeaban, sangraba; si era empujado, caía. Sin embargo, en “Quantum of Solace”, bastan los primeros y confusos cinco minutos para que el agente secreto recobre su omnipotencia. Inmune a los disparos de sus enemigos, ni siquiera su peinado sufrirá estrago alguno cuando descienda de su apaleado Aston Martin. Basta con observar el detalle del arma que porta Bond en el cartel de su nueva aventura: un enorme pistolón (evidente símbolo fálico) que averguenza la humilde pistola que lucía en su anterior incursión.

Para la ocasión se cuenta con el irregular e interesante Marc Forster en la dirección y un equipo de reputados guionistas capitaneados por Paul Haggis (apaleado director de “Crash” y aplaudido escritor de “Million Dollar Baby”). Con semejante bajage creativo se pretende dar un paso adelante en la estrategia del nuevo Bond mezclándole en una oportunista trama con el tráfico del agua como trasfondo. ¿Pero si a Craig le restas su humanidad qué queda? Carente del encanto de Roger Moore y del magnetismo animal de Sean Connery, Craig protagoniza media docena de esforzadas escenas de acción en las que nada se ve y nada se siente. Por su parte, pocas veces la serie del espía britanico conoció un malo más aséptico que el Dominic Greene que interpreta Mathieu Almaric y una chica Bond menos chica Bond que Olga Kurylenko. Su presencia en la cinta sería circunstancial de no ser porque debe ser de las pocas mujeres que no acaban en la cama del espía britanico.

La vergüenza ajena me impide hacer referencia a los juegos de cámara del director (la escena paralela que conjunta la famosa carrera de caballos de Siena con una persecución es penosa) o los “toques sociales” con que se pretende dar empaque a la historia. Bond no entiende de justicia, es algo que deberían saber los que han escrito esta nueva aventura. Bond es un cínico que trabaja como mercenario y sólo guarda respeto hacia su reina. Bond nunca arreglará el mundo, mal que les pese a los creadores de “Quantum of Solace”, aunque puede que el deber le obligue a salvarlo alguna vez.

Anuncios

8 pensamientos en “Si el aburrimiento fuera tiña…

  1. Y el caso es que aunque nada me empuje ni me obligue absolutamente ninguna cosa leída ni oída (más al contrario) no dudo que la terminaré viendo, pero creo que será en dvd, en casa, eso…

  2. A mi me gusta verlas un sábado por la tarde , con sofá y mantita . Y dormirme al rato . La verdad es que las tengo todas mezcladas en la cabeza. Como no , me gustaban con Sean Connery . Pero quizás la que más me ha gustado es la de “Golden Eye”.
    Hablando de Connery , recuerdo esa foto que sacaste con el agente en remojo en una piscinita , esperando jovial a la señorita espia ,con sorpresa incluida.

  3. Yo prefiero verlas por la noche, les da una sensualidad que no siempre consigue hacerse notar. Crecí con Roger Moore interpretando el papel, pero cuando descubrí a Connery encontré al único y verdadero Bond. “Golden Eye” es muy entretenida. Una primera incursión en el papel, claro :p

    Aquella foto sí que daba miedo. El peligro acecha bajo las aguas.

  4. No soy mitómano, ergo lo de 007 nunca me ha apasionado demasiado. Me gustó MOONRAKER porque pasaban cosas en el espacio ¿? y poco más, aunque reconozco que Sean Connery lo hacía francamente bien. Vi CASINO ROYALE y me quitó las ganas de ver esta última; llena de topicazos y con un Bond más machista que nunca (pese a que Daniel Craig atrae más al público gay que al hetero [lo juro]). En fin, que el invento ya hace tiempo que se agotó, pero si da dinero…

  5. Joder, es que “Moonraker” es mala con avaricia. Eso sí, las naves espaciales le dan cierta enjundia. Y Tiburón, claro. Una mandibula metálica como esa impone respeto. Por no hablar de que le robó las dos películas en las que apareció a Roger Moore.

    A mí me gustó “Casino Royale”. Me sorprendió, no esperaba una película tan sólida y un personaje tan fiel al original. No hace falta que me jures que Craig es un ídolo gay, te creo. Y confirmo que el título es una gilipollez del quince que suena bien. Cosas que pasan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s