La Magia Nunca Acaba…

En “Tierras de Penumbra”, Jack (C.S. Lewis) es representado como un soñador iluso que utiliza la magia para aliviar el dolor. Sus continuas referencias a lo mágico le convierten en una anomalía dentro del envarado mundo universitario. Ocurre cuando se aferra a ella al explicar a otros profesores su novela: “Crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario”. Vuelve a ocurrir poco más tarde cuando en el mismo corrillo alguien lamente que la navidad es una pérdida irremediable, a lo que Jack contesta:

Jack: “Porque hemos perdido la fe en la magia”

Profesor: “Oh no… otra vez la magia”

Tal vez el momento crucial de la película sea aquel en el que conoce a Douglas (hijo de Joy Gresham). Lo primero que hace el nervioso niño es pedirle que le dedique el libro…

Joy: ¿Qué ha escrito cariño?

Douglas: (con expresión sorprendida) La magia nunca acaba

Joy: (bromeando) Y si acaba le demandas…

También Joy participará de la obsesión de Jack en la fiesta de navidad que ofrece la universidad…

Joy: ¿Ha leído los cuentos para niños de Jack?

Profesor Riley: Jack me ha leído varios extractos en voz alta. Creo que lo hace para probar mi amistad

Joy: Son cuentos llenos de magia

Profesor Riley: Enhorabuena, Jack. Has encontrado tu alma gemela

Jack: Creía que pensabas que no tenemos alma, Christopher.

Profesor Riley: Bueno, considero el alma como un aditamento esencialmente femenino, “anima” muy diferente de “animus”, la variante masculina. Así es como explico yo la sorprendente diferencia que existe entre los sexos. Si el hombre tiene intelecto, las mujeres tienen alma.

Joy: Verá, profesor Riley. Yo soy americana y las culturas distintas poseen un discurso distinto. Aclareme una cosa… ¿Está tratando de ofenderme o simplemente es estúpido?

El carácter de Joy sólo se moldea ante Jack. Se siente irresistiblemene atraida por él y trata de comprender la máxima de Lewis que le aleja de ella: Si no hay amor no hay dolor.

Joy: ¿No va a preguntarme cuándo he estado en Madrid?. La respuesta es nunca

Jack: La experiencia personal no lo es todo

Joy: No estoy de acuerdo, yo creo que la experiencia personal lo significa todo

Jack: Así que ¿leer es perder el tiempo?

Joy: No. Pero en leer no hay riesgo. Los libros no hacen sufrir

Jack: ¿Y por qué hemos de querer sufrir?

Joy: Porque así aprendemos

El mundo de Jack se reduce a las cuatro paredes de su casa y su aula universitaria. Joy se da cuenta y pretende agrandar el pequeño y seguro mundo que Jack ha construido. Lo primero que llama la atención de Joy cuando entra en el despacho de Jack es un cuadro de un paisaje colgado de la pared. Ése es su mundo. Él le contesta que se trata del Valle Dorado. El cuadro se convertirá en real cuando lo visiten en verano. Será un último gesto hacia Jack: enseñarle a vivir.

C. S. Lewis admitió que al conocer a Joy Gresham sintió lo que nunca había sentido hasta entonces. Había conocido a cientos de personas, tal vez miles, pero nunca sintió la necesidad de volver la cabeza al despedirse de ellos. Nunca sintió el desgarro interior de la despedida. El reecuentro con Joy fue aparentemente frió.

Ni siquiera estaba a pie del tren esperándola. Estaba semioculto tras un puesto de periodicos. No estaba seguro de que Joy volviese, así que al verla bajar del tren sonrió tenuemente, entre aliviado y feliz.

Pero es su relación con Douglas (el hijo biológico que nunca tuvo) la que marca el desarrollo de la película. Cada paso adelante en su relación con Joy le tiene a él como testigo. Ambos creen en la magia. Ambos son niños que creen que la puerta de un armario conduce a otro lugar en el que la magia no requiere de la fe para existir…

Anuncios

5 pensamientos en “La Magia Nunca Acaba…

  1. Qué bonita y triste película, Alex… supongo que habrás leído “Una pena en observación” de C.S.Lewis, ensayo que escribió a la muerte de su mujer y en el que se basa en parte la película…

  2. me cuesta mucho relacionar al personaje de la película, ese inglés culto, profesor de oxford y teórico empedernido que cae rendido en la madurez a un amor inesperado, con el cs lewis escritor de relatos infantiles. la primera vez que vi la película no conocía ni a cs lewis ni sus libros, y por supuesto fue la razón de comenzar a buscar información sobre él. mi mala suerte es que comencé leyendo un ensayo sobre el cristianismo que no me caló nada. ahora cada vez que oigo hablar a un alumno de las crónicas de narnia me imagino al anthony hopkins solterón de antes de conocer a joy, y me sonrío por dentro.

  3. Obsesiva película para mí, Amaya. Siempre regreso a ella sin darme cuenta. La novela es fantástica. La leí no hace mucho, me costó encontrarla. Muy triste y muy reveladora.

    Es que era un tipo en constante evolución, Laura. Debía llenar sus tremendas lagunas vitales y las discusiones sobre fe le servían para ello. Después, cuando murió Joy Gresham, la crisis en la que se sumió fue muy honda. Es curioso que alguien que siempre rehuyó el amor amase de un modo tan intenso ya bien pasada cincuentena. Como polemista era difícil de batir. Sus libros sobre la fe católica son muy cuestionables, pero cuando los defendía de palabra pocos se atrevían a levantar la voz. Mira que la obra de teatro la han representado montones de actores (Charles Dance entre ellos), pero incluso los que conocemos el autentico rostro de C.S. Lewis le identificamos con Tony Hopkins.

    Y por cierto, qué mejorables son las películas de las Crónicas de Narnia. Recuerdo que durante la proyección de la primera parte se me sentó al lado un tipo con treinta bolsas de palomitas y chuches de todo tipo. El cuerno de la abundancia parecía tener. Y qué película me dio…

  4. Una buena pelicula sobre el dolor, elegante, sobria. Hopkins es perfecto porque la clave del personaje es su resistencia a la pasion: lo cual es ironico dada su inmensa fe.

  5. Sí, hemos discutido sobre esta película antes, Mycroft, pero no sobre su entidad. El dolor es lo más importante, pero es el amor y la magia lo que le hacen desbordarse. No es habitual una contención tan descontenida. C.S. Lewis siempre trató de protegerse del amor. De hecho, cuando el personaje comienza a cincelarse, en la primera escena, dice:

    “¿Cuál es la cualidad esencial del amor verdadero? Que es inalcanzable. El gozo más intenso consiste no en tener sino en desear”

    Luego llegó Joy…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s