¡¡¡Salvad al Rico!!!…

Henry Potter: Antes de aspirar a comprar una casa deberían esperar a tener su propio dinero. Entonces serían buenos obreros ahorradores y no una chusma haragana.

George Bailey: ¿Qué es lo que ha dicho? ¿Que antes deben esperar y ahorrar dinero? ¿Esperar qué? ¿Que sus hijos crezcan y les abandonen? ¿Hasta que sean viejos? ¿Cuánto tarda un obrero en ahorrar cinco mil dólares? Acuerdese de esto; esa chusma a la que se refiere son los que trabajan, pagan, viven y mueren aquí. ¿Es mucho pedir que lo hagan en un par de habitaciones con baño? Mi padre no pensaba que lo fuera. Para él la gente son seres humanos; para usted, viejo retorcido, ganado. En mi opinión, mi padre murió siendo más rico de lo que usted será jamás.

Qué Bello es VivirFrank Capra (1946)

Decía el viejo Potter que los negocios no se hicieron para personas con ideales. Y tiene razón. Una persona con ideales no aguataría cinco minutos en ese mundo de fieras. Ahora que miles de personas están a punto de perder su casa por ser incapaces de afrontar sus hipotécas, adquiere mayor sentido el que sean los gobiernos a quienes les ha faltado tiempo para acudir en auxilio de bancos y entidades financieras. Dinero público para salvar al rico. 700.000 millones de dólares que se emplearán en pagar juergas de cientos de miles de billetes a aseguradoras en quiebra por su propia neglicencia. Y pienso en lo que se podría hacer con una centésima parte de ese dinero si se invirtiese en Tanzania o en Angola. Pienso en las guerras endémicas africanas, asiaticas o sudamericanas (en muchas ocasiones patrocinadas por empresas privadas occidentales) a las que se podría poner fin. Pienso en los hospitales, escuelas y alimentos que se podrían conseguir y en las vidas que se podrían salvar. A cambio, tenemos a orondos ejecutivos recibiendo tratamientos faciales, manicuras y masajes. Da mucho asco…

Hace pocos días leí cómo un analista financiero de un periódico muy conservador, calificaba a Franklin Delano Roosevelt como demagógo que alargó la gran depresión. Tal vez olvida el buen señor que la gran depresión estalló durante el mandato de un presidente republicano (Herbert Hoover) y que éste trató de atajarla mediante nacionalizaciones e intervenciones estatales masivas. Tal vez olvida que el New Deal buscaba la cara humana de un sistema salvaje como es el capitalismo, en el que la supervivencia del más fuerte prima sobre cualquier otra cuestión. Olvida que en aquella América de los treinta y cuarenta (y gracias a esos ideales) brotaron como hongos las asociaciones sin ánimo de lucro fundadas por desilusionados y desheredados. Frank Capra explicó en un par de frases el origen de la depresión y el objetivo de aquellas asociaciones en su maravillosa “Qué Bello es Vivir”

George Bailey: Tenéis una idea equivocada de lo que es este lugar, como si el dinero estuviera en una caja fuerte, y no está ahí. Está invertido en la casa de Joe. Y en la de la Sra. Kennedy, la Sra. Makeland y un centenar más. Les prestáis el dinero y ellos lo devuelven cuando pueden.

De hecho, Capra (Roosveliano confeso) incluyó con frecuencia escenas de pánico inversor en sus películas. En su utópico carácter no había lugar para la confrontanción y sí para confraternización. La escena final de “Vive Como Quieras”, con ricos y pobres bailando al son de una armónica, demuestra que para él siempre había lugar para la esperanza.

J.P. Morgan (banco norteamericano) anuncia una ganancia de 527 millones de dólares para este año. Los bancos españoles se quejan de que su sector “sólo” ganará un 20 % más que el año anterior. “Justificado” está pues que los gobiernos “nacionalicen” a sus bancos con inyecciones de líquido mientras los cubos de basura aumentan su número de visitantes en busca de comida (y esto lo he visto yo). Es triste ser consciente de que los norteamericanos deberán asumir la deuda financiera con un costo de 8.000 $ por familia (muchas familias no tienen tanto dinero ahorrado) para evitar quedarse sin nada o que el presidente español garantice el cobro de hasta 10.000 euros por cuenta en caso de desplome bancario. Y todo ello a causa de miles de operaciones de riesgo mal calculado apadrinadas por la avaricia de los que más tienen y más desean.

Es por ello que me sumo a la campaña de “Apadrina a un Banquero” que tanto furor ha desatado en las últimas semanas. Ellos no lo harían por mí, lo sé, pero nosotros sí lo haremos por ellos (a la fuerza).

Anuncios

5 pensamientos en “¡¡¡Salvad al Rico!!!…

  1. No, hombre. Es que tú no sabes nada de economía. De hecho, NADIE sabe nada, excepto unos cuantos elegidos. Pasa como en política, si fuesen más cristalinos nos pondríamos las manos en la cabeza de los pasotes que se cometen, pero como es un mundo críptico por naturaleza el españolito no se entera de nada y así no critica. Fácil ¿a que sí?
    Por cierto, a IT´S A WONDERFUL LIFE hay que acudir constantemente. Qué belleza de película… Aunque el que tenía razón (mal que nos pese) era Lionel Barrymore.
    Un abrazo.

  2. Ya te lo dije, yo quería vivir en una película de Frank Capra. De hecho ojalá fuese, al menos dos horas, Bailey. Ese humanismo, esa filantropía, ese empeño en ser buena persona y en serlo. Lo de los bancos es otra historia en otros fotogramas, aunque aquí lo hayas plasmado con lirismo, con sorna, con todo lo que hace falta para que uno salga del post con una sonrisa, que es al fin y al cabo, de lo que se trata. A mí es que la cosa económica me trae últimamente al fresco. No va a pasar nada. O va a pasar todo. Hasta que sepamos qué pasará, se venderán muchos periódicos, se convertirá esto de la crisis en un tema de bar. En el extremo, al frivolizar las tragedias las convertimos en episodios banales de novelas leídas, en películas vistas, en conversaciones escuchadas a alguien. Nosotros nunca somos los protagonistas. Hasta que te joden a conciencia. Entonces chillamos. La poli hoy ha chillado en la tele. Los que antes cortaban manifestaciones ahora están manifestándose. Por la pasta. Como todo el mundo. No faltaría más.

  3. ostras, yo había leído onanismo y vodka…

    creo que voy a cambiarme la graduación de las lentillas.

    bromas aparte, tienes razón: todo da asco y no hacemos nada más que tragar.

  4. Pues la verdad es que todos los conceptos económicos que tengo, DVD, se los debo a las clases de economía que recibí con 14 y 15 años. Recuerdo que mi profesor, muy docto y muy económicamente liberal, nos daba dos consejos que nunca deberíamos olvidar si queríamos dedicarnos al mundo empresarial: Rodeate de gente leal (por evitar puñaladas traperas, supongo) y olvida los escrúpulos. Eso sí, mantén siempre la sonrisa. Las apariencias te definen…

    “Qué Bello es Vivir” es maravillosa. Y Lionel Barrymore puede que tuviese razón, pero qué bonitos discursos le soltaba en su careto Jimmy Stewart.

    Lo recuerdo, Emilio. También yo quisiera ser un personaje de una peli de Capra. Y si es “Juan Nadie” (mi autoestima e ilusiones están por lo suelos, pero mantengo la esperanza en no sé qué), mucho mejor.

    De tema económico mejor no hablar, qué horror. Todo el mundo dice conocer los motivos y que se veía venir, pero nadie aportó soluciones con tiempo. Hasta mi vecina del bajo (que tiene 80 años) da lecciones de economía desde hace un par de meses.

    Cinísmo y Vodka es todo tuyo, Emilio. Espero leer ese cuento algún día.

    Podría llamarme onanísmo y vodka sin problemas, porque el texto no es más que una paja mental, Laura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s