En 1990, Alan Rudolph dirigió “Amor Perseguido”, una especie de comedia dramática con trasfondo romántico. De su fallido experimento (que a mí no deja de gustarme) se pueden extraer varios momentos de cine puro. Y puede que el más brillante sea cuando una decaída Elizabeth Perkins regresa a su casa vacía y Tom Berenger (oculto tras una columna) le dice: “Y si te dijera que te quiero”

El fondo de la escena está cubierto por una canción escrita en 1941 y reversionada para la ocasión por Warren Zevon y su voz cargada de nicotina y alcohol. La canción, una delicia, es inencontrable, así que he tenido que cargarla yo mismo en tono karaoke. Echenle un vistazo sin tienen tiempo (si es de madrugada, mejor), total son dos minutos y medio…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s