Érase una vez una bonita y escualida muchacha. Vivía sola, exceptuando un gato sin nombre…

Hoy es su cumpleaños biológico, que no jurídico. Para la ley ella nació mañana. Solía bromear con el tema diciendo que en realidad tenía dos cumpleaños y por lo tanto merecía dos regalos.

Anuncios