Anuncios

4 pensamientos en “

  1. Se lee a veces por debajo de lo visible, por debajo de la foto. Ahí debajo está uno, en el fondo. Si yo sé que es Woody y Diane de pronto me encuentro en la película y hasta atino a entenderla, pero siempre miré esta foto (que estuvo en mi Espejo hace tiempo y que, luego, no sé por qué, retiré) me siento como hipnotizado, en un trance adictivo que me hace buscar en otras fotos ésta. Y no porque sea de una belleza tremenda. No tengo ni la menor idea, pero me subyuga. Me gusta ese verbo: subyugar. Me deja paralizado y, ahí está el encanto, tira de mi imaginación y saca historias cada vez que la vea. Cada vez una. DE hecho vi la foto hace unos días, cuando entré en tu página, y ahora que he vuelto he modificado la historia que pensé entonces y ahora es otra. No muchas imágenes encabritan así mis ganas de contar cosas. Que no de escribir: se puede escribir sin contar absolutamente nada. Y hasta hacerlo de puta madre. La foto que está justo a la izquierda de El Espejo, es hermana de la que tú has puesto. Se borrarán las demás, pero ésa y la de Jack Lemmon con cara de fracasado (¿lo era, Álex?) junto a las letras de BAR estarán ahí mientras haya ganas de escribir, que no de contar cosas. Para contar cosas igual nos da por abrir otra página. No sé. Habrá que pensarlo. De todas formas, aparte de la foto, qué alegría tenerte otra vez en danza. Los diálogos Mycroft-Antarcticastartshere prometen ratos divertidos. Por lo menos.

  2. No, el Jack Lemmon de “Días de Vino y Rosas” no era un fracasado. Y ésto se puede discutir más adelante con mayor detalle. Pero no lo era. No era un fracasado.

    Al margen del colegueo, Mycroft, como ya te dije en primera persona, es un tipo excepcional. Los diálogos y discusiones con él y con cualquier que lo desee, siempre serán un motivo para mantener abierto este antro. Y pienso seriamente si no me habré precipitado al volver al mundo de mentira. Las fuerzas escasean a veces, Emilio.

    Soy de los que piensan que este fotograma dice más de la película que la famosa escena del puente de Brooklyn. Dos anónimos comparten copas y rísas en cualquier lugar. No hay imagénes, sólo sombras. Podría ser cualquiera de nosotros. Woody es un genio. Dijo que “Manhattan” era su primera obra realmente personal. La primera vez que su estilo visual se mostraba, con todas sus imperfecciones y vícios. Y toda su magia.

  3. Y me pena verlo en San Sebastián. A Woody, digo. No le va el glamour, el acto infame de venderse uno en las alfombrillas fucsia de la fama. Le podrán convenir esos excesos a Penélope, a Bardem, a Scarlette (oh cómo me gusta), pero Woody está alojado en otro lugar, en uno que no se presta a estos intercambios de placeres fingidos. Yo pregunto, tú respondes: la impostura de la rueda de prensa, el mercantileo, si se puede decir así.

    A veces Mycroft, en su página, se me escapa. Va más lejos. No se le alcanza. De todas formas, uno entra, y se deja llevar.

    Lo de Lemmon en mi página no es un aserto: no es un fracasado, en absoluto. Sólo hay que ver la película sin ninguna atadura emocional. O con todas. No lo sé. Igual sí merece una discusión más adelante.

    Precipitación: quizá. Quién lo sabe. ¿ Y yo? ¿ No me precipito en cada post, en cada arrebato semántico, no nos estamos (en el fondo) dando en exceso ?

  4. Woody estuvo en una ceremonia de los Oscar no hace mucho tiempo. Posiblemente, el tener allí a uno de los rebeldes más furibundos, fue uno de los momentos álgidos de los premios. Nueva York necesitaba de su imagen, y él la prestó. De todos modos, Woody Allen a cambiado mucho con el tiempo. El hacer promoción suele recogerse en el contrato que firmas. Él se ha prestado al juego, pero eso no significa una rendición.

    Bueno, a mí no se me escapa Mycroft. Es mucho tiempo frecuentando su página. Se me escapan sus conocimentos (bastos conocimientos, sobre todo musicales) muchas veces, pero no su intención.

    Discutiremos sobre si Lemmon es o no un fracasado en “Días de vino y rosas”. Aunque ya veo que coincidimos. Lo haremos también sobre lo precipitado. Sensación que sólo puede vencerse con la calma. Eso que tanto echo de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s